PADRES Y DROGAS

PADRES Y DROGAS

«La familia es la más efectiva  inmunidad preventiva que cuenta la sociedad»
Bernardo Klisberg

La actitud de los padres hoy resulta  fundamental en la prevención del consumo de drogas y alcohol. Este consumo  tiene una tendencia a cronificarse debido a que tanto el alcohol como todas las  drogas alteran los sistemas químicos cerebrales y dan lugar a una pérdida  progresiva en el usuario de la capacidad de autocontrol y de administración.  Esto resulta máximamente importante en la adolescencia y en la pubertad en  donde los niveles de vulnerabilidad psicológicos, cerebrales y sociales son  altos, siendo entonces la tendencia a la reiteración de las dosis algo más  frecuente llevando esto a una dependencia más rápida(conducta imperiosa por  consumir drogas). Es por eso que una intervención precoz ante  los primeros consumos de alcohol y de drogas por parte de los padres es  fundamental. A mayor rapidez en la intervención precoz menos posibilidades  existen de consumos crónicos y por ende de discapacidades futuras (problemas  psiquiátricos, legales, accidentes, etc.).
En los padres hay tres valores claves en la  educación de los adolescentes:
1. ESTAR: su par contradictorio son las  ausencias o la deserción del papel que como adultos debemos representar en la  educación en esta etapa de la vida.2.VINCULOS: sostener contactos diarios de  tipo vivencial, conocer sus amistades, tratar de comprender la intimidad  cambiante del hijo; todo esto resulta fundamental .El par contradictorio al  vincularse es la inermidad. El adolescente que anda solo con sus conflictos y  no tiene siquiera con quien confrontarse es un factor de riesgo  alto.3.CONTENCION PSICOLOGICA Y AFECTIVA: ésta implica un proceso normativo y  de límites que ordene una evolución que, por momentos, en esta etapa de la vida  es caótica. La falta de contención abre el camino de conductas antisociales, la  vida en la calle y a las consecuencias de la soledad.
En los adolescentes se han estudiado cuatro  vectores de la personalidad que pueden ser inductores al consumo a:)  autoconcepto: el grado de satisfacción y/o de fracaso que siente un  adolescente; b) la impulsividad: conductas violentas, imposibilidad de estar  quieto, etc.; c) la búsqueda de sensaciones : aquí nos encontramos con la  necesidad de buscar continuamente situaciones de riesgo, peligro y con una  desinhibición frecuente; d) conducta antisocial: peleas frecuentes, insultos,  buscar continuamente lo prohibido y las transgresiones o conductas que lleven a  romper, quemar , etc.
El estudio de los adolescentes realizado  por la Universidad  de Islas Baleares (España) publicado en la revista de la Sociedad Española  de Toxicomanías (2005) muestra que la conducta antisocial y la búsqueda de  sensaciones están unidos a conductas de consumo. La impulsividad predice un  mayor consumo así como un autoconcepto con severa sensación de fracaso  .Por otra parte el autoconcepto positivo o sea la satisfacción interna del  adolescente lo protege de la ingesta.
El estar de los padres, los vínculos y la  contención normativa son fundamentales para seguir «paso a paso» la  evolución hacia la salud del futuro joven; estos serían los valores básicos  para una intervención precoz que detenga males futuros.

Compartir