PODER (II)

PODER  (II)

«¿de que serviría la dulzura  ,si no fuese capaz, tierna e inefable de darnos miedo?; de tal manera sobrepasa  toda violencia-que cuando se lanza -nadie se defiende…»

Rainer Mará Rilke.  Poemas franceses

En realidad  el verdadero  poder transformador del mundo es la ternura. Temida por todos ya que el amor,  hoy en la post-modernidad , es lo reprimido. Se comprueba en la clínica de los  pacientes y en la vida cotidiana que a mayor déficit de ternura hay mayor  violencia. Son una dupla ternura y violencia. Una es el contrapeso de la otra.  Ternura y humanización van de la mano. Violencia y barbarie también. El poeta lo  describe con profundidad. Cuando falla lo humano que tiene en la ternura su  máximo valor aparece la violencia como manifestación en una sociedad sólo  técnica y muy deshumanizada. Violencia que no debe confundirse con agresividad.  La agresividad es un fenómeno que nos es connatural con los animales y tiene que  ver con la posesión y la defensa de los territorios. La violencia es la  erotización del daño, el goce con la destrucción del otro. Implica buscar la  cesación del Otro cuando aparece en nuestro horizonte; así surge la  tribalización narcisística de lo social, es la barbarie del anonimato. Los   «grupos de choque» son la manifestación social de esta barbarie anónima de una  sociedad anónima (el refugio y el escondite son la moneda corriente de esta  relación tribal).Barras bravas, tribus urbanas son la manifestación directa de  esta nueva iconografía urbana. Contratados por diversos » patrones» tienen en el  alcohol y la droga los seguros cómplices para desterrar los restos de  subjetividad y asegurar la frialdad y la falta de compasión ante la victima  (habitualmente un ciudadano indefenso).

Piqueteros de lo humano, en  la frontera que establece el «prepo» delatan la caída de lo legal ante la  omnipotencia narcisística. La Ley cae presa del Unicato. El golpe al  consenso. El Único ante lo múltiple.

Los animales mientras tanto  nos recuerdan el patrimonio de la ternura como ese titular periodístico del  delfín que se muere por falta de cuidados de la entrenadora que en su momento le  salvó la vida. Los delfines hacen duelos de amor. Nos damos cuenta del poder del  amor a través  de ellos o de  aquellos monitos que cuando no son acariciados a  los pocos días de nacer bajan sus defensas ante las enfermedades o se dificulta  su crecimiento. Menor resistencia a los virus, bacterias, a agentes nocivos e  implantación de células cancerosas; todo esto parece ser una manifestación de la  falta de ternura. El amor previene enfermedades y fortifica nuestras defensas.

Las caricias no son solo un  juego de poetas y románticos, es materia hoy de psicólogos, biólogos y hasta de  neurofisiólogos, ya que el cerebro en su lenguaje químico y en su programa  genético crece diferente si un ser humano es querido o no. Pero la ternura tiene  poca prensa; se la reduce sólo a la sexualidad y a su gimnasia en una danza  observada por un Gran Hermano.

Sociedad violenta, déficit   de ternura. Los vínculos están devaluados. Defendamos de una manera  «fundamentalista» una camiseta de fútbol y como grupo de «choque» liquidemos al  adversario enemigo embebido en las sustancias que nos ofrecemos. La violencia es  adictiva, busquemos entonces otro lugar en donde descargarla. Que nos contraten  como mano de obra en cualquier lugar .Lo importante es tener «patrones» para  reventa de entradas, ataque a técnicos,» escraches» varios, manifestaciones  políticas, defensa de dirigentes de todo tipo .Si somos «barras» ningún paso  fronterizo «ecologista» nos detendrá (algo sucedido en el paso a Gualeguaychú  con un grupo de fútbol) , aunque si se detendrá a ciudadanos tranquilos  .Sobornemos nuestra dignidad que no existe o quizás nunca existió.

La post-modernidad tiene  fuerzas que llevan a la des-modernización y a la barbarie. Los «grupos de  choque» son una muestra de ello, anteriormente vimos como la toma de territorios  por organizaciones delictivas son elementos que llevan a la misma dirección. Los  poderes formales quedan a un costado frente a esta nueva fuerza de la barbarie.  La ternura como la fuerza humanizadora del amor y las organizaciones civiles,  frutos también de esta nueva cultura, son quizás la forma de contrapesar esta  anti-historia.

Compartir