BARBARIE II

BARBARIE  II

«tu eres el único al que no detienen  trabas;te he colocado en el centro del mundo;puedes degenerar hasta convertirte  en animal o puedes regenerarte hasta llegar a lo divino» .Pico Della  Mirandola-Discurso sobre la dignidad humana(gran humanista renacentista).

El nacimiento del humanismo renacentista es  un ideal de lo humano. El hombre que se eleva sobre sí o desarrolla lo mejor de  sí.Aquel que retrata Miguel Angel o Leonardo en donde ya no hay un Dios arriba  y un hombre abajo,sino un Dios y un hombre que se infunden espíritu y  movimiento.Surge el relampago del Renacimiento en donde emerge el llamado  «hombre nuevo».
Viendo imagenes de la realidad nuestra: «barras bravas» como  representantes de la Ley,  hordas manejando zonas valoradas apunta de palos y pistola,la demarcación de  territorios por grupos, la comida totémica y tribal de un muerto por una  fratria sin ley; podemos llegar a pensar que más allá de las anecdotas la barbarie  suplanta al hombre que anunció el Renacimiento  que es el que después  fundamentó el Iluminismo y con ello la posibilidad de una cierta cordura y  razón en lo humano.Morin , el pensador francés,nos dirá «homo  sapiens» o de lo contrario «homo» demens.
Homo «demens» (demente-loco) o  sea furioso y homicida de lo humano parecería ser lo único observable de la  realidad.Dijimos que en otros artículos que la humanidad es fragil, lo humano  es un emergente que necesita ser alimentado cotidianamente por un capital  social (fuerza de las instituciones) y educativo (organizaciones que puedan  transmitir notas de vida); ¿no será esto lo que está en crisis?.Entonces emerge  el «homo» demens como uno de los prototipos argentinos en actos  públicos, canchas de futbol, escenarios sociales.El palo, la capucha, el arma y  la fuga nos pintan a este hombre centro del mundo pero «convertido en  animal»(Pico della Mirandola).
Dialogo, concenso, confrontación dialéctica  y negociación son las vías humanas de resolución de conflictos.Palos y  violencia son la veda de la ley de lo humano.
El drama es que así como la ley de lo  humano que es el dialogo genera el placer del encuentro aún en las diferencias  , el goce desaforado por la victoria triunfal sobre el enemigo  «supuesto» es adictivo. La violencia llama a la violencia.Es un  narcótico.A más palos más palos.La violencia es una droga.El que la ejercita al  no hacerlo también tiene abstinencia.Actuar la violencia a su vez genera  tolerancia: cada vez necesitamos más violencia para sentirnos satisfechos.Además  son hordas, organizaciones  con sus «dealers» y distribuidores  de la violencia de acuerdo al territorio que hay que controlar.
Más capital social necesitamos , mas  educación .Tratarnos como una sociedad adicta a la violencia .Con el odio y el  resentimiento como droga adictiva básica.La violencia se aprende , se imita, no  solo se televisa y además hoy ya tiene prestigio.Es la imagen de la decadencia  de lo humano.

Compartir