TIEMPOS VIOLENTOS II

TIEMPOS  VIOLENTOS II

“Corrientes, la calle que nunca duerme…”

Lema popular desde la década del 30 en  el siglo XX.

Pero todo cambió desde la poesía  tanguera de un Cadicamo o del mismo Gardel colocadas en la poesía popular. Datos  de hoy  cuando observamos los  accidentes de la Costa en este verano y en otros lugares nos enseñan que el ocio  comercializado está muy vinculado a tragedias. Pero los datos son  contradictorios, porque por un lado da miedo salir y la noche sugestivamente pierde población y consumidores pero al mismo tiempo la diversión comercializada juvenil avanza y avanza. Dos ciudades  para dos públicos diferentes ; el miedo contorneando a los adultos que no salen  a espectáculos y entonces Corrientes a las 23 hs. está despoblada y por otro  lado los circuitos de la nocturnidad a pleno con un “ejército” de remiseros,  combis, taxímetros y “patos- vica “ que garantizan la seguridad. En general en  la actualidad post-moderna conviven varias ciudades en una ciudad. Unos “enrejados” en las murallas de sus casas, otros en la calle. Hay horas por donde  no circular. Lugares prohibidos.

Datos  de hoy y de todos estos meses nos muestran accidentes automovilísticos,  intoxicaciones, golpizas entre jóvenes y “patos-vicas” que culminan a veces con  muertes. Canillas cerradas, agua como “elixir” buscado cual sediento en busca de  un oasis en el desierto. La sed del éxtasis necesita un agua especial para  calmar la ansiedad. Los controles de alcoholemia son críticos en este momento ya  que los datos hablan de parámetros por encima de lo normal exigido por ley.  Incluso no alcanzan los depósitos municipales en distintos lugares del país para  absorber la cantidad de autos.

En  realidad me acerco a esta temática por mis pacientes adictos que me describen  los lugares nocturnos como lugares peligrosos para su recuperación. De suyo el  que se rehabilita de alcohol y drogas por un tiempo muy largo no puede concurrir  a lugares nocturnos ya que son lugares en donde circula el consumo de sustancias  de una manera habitual, por lo menos muy visible para aquel que ya ha quedado  expuesto a la enfermedad adictiva y que lo puede exponer a una recaída. Además  hoy el horario de cierre de los locales prácticamente ya no existe debido a que  el after –hour va llevando hasta el mediodía el término o se sigue en giras  hasta otros lugares con cierres diferenciados.

Recordemos ciertas normas de salud olvidadas (la salud en todas las discusiones  aparece en un sótano) : a) entrar a la medianoche en las discos y salir al  amanecer  o al mediodía de suyo  genera en cualquiera de nosotros condiciones psicofísicas notablemente  debilitadas con una tendencia a amodorrarse y con una disminución de los  reflejos que favorece los accidentes y todos los síntomas de excitación  psicomotriz ;  b) el reloj biológico  humano (sereno de la salud de nuestro organismo) que marca como en las plantas y  animales el estado de vitalidad , de vigilia y de sueño está alterado en estas  condiciones y todo esto se complica cuando operan sobre él ruidos superiores a  los decibeles tolerables ( sólo cinco minutos de exposición a estos estímulos  genera taquicardia, sudor, fatiga, etc). No olvidemos que en la escala biológica  somos animales diurnos ya que todo nuestro sistema metabólico está preparado  para el descanso nocturno; no somos lechuzas , ni murciélagos cuya constitución  psicofísica está preparada para otro ritmo psico-físico o sea son animales  nocturnos ; c) las luces intermitentes (estroboscópicas de estos lugares) operan  sobre nuestro cerebro generando conjuntamente con los ruidos superiores a los  decibeles tolerables reacciones epileptógenas (descargas impulsivas, por  ejemplo). Todo esto unido al alcohol y/o a drogas puede facilitar en personas  predispuestas conductas criminógenas ; d) el consumo de alcohol en la previa a la entrada al “boliche” habitualmente es alto lo cual  facilita con el continente de estímulos lumínicos, de sonido y la posibilidad de  seguir consumiendo una mayor tendencia a la despersonalización.

En toda  esta situación hay claramente un fracaso de las autoridades administrativas y es un mundo en donde no parece haber adultos. En 1996 llegué a escribir  lo siguiente sobre este tema :”…duermen los padres, duermen los patrones y  aparece un imaginario liberador “. Esto  ya no existe ya que creo que también no hay adultos durante el día. Ya la noche no es una  transgresión ; se transgrede cuando hay una burla a un tercero. No hay tercero,  no hay orden a burlar. Entonces el acto supuestamente transgresor convoca al  represor y todo termina en una golpiza con “patos vicas”, con autoridades  policiales. En suma cuando no hay un orden aparece el orden mismo que es la  muerte misma con sus distintos escenarios: salas de terapia intensiva,  accidentes fatales, discapacidades. Además no hay una liberación durante la  noche , ya que las reglas humanas quedan suplantadas por discriminaciones,  exclusiones de boliches , violencias que suplantan a las normas.

Por  otra parte he citado en mis trabajos datos de distintos estudios los daños que  quedan en los familiares de todos sucesos trágicos que suceden en la nocturnidad  como tragedias, muertes, accidentes múltiples, etc. El estudio muestra que les  pasa a los padres después de esto: el 90% no puede gozar de la vida, el 70 % no  logra conducir más vehículos; aumentan en estas familias las separaciones y  divorcios, etc. Vamos a continuar con este tema.

Compartir