ADICCION AL FRACASO

“LA SABIDURIA ES SOLO SENTIDO COMUN»

GABRIEL MARCEL –LIBRO: LA SABIDURIA

Siempre me asombran las personas que eligen sistemáticamente el fracaso.  Mi consultorio se llena de personas que se lamentan de daños corporales ( hepatitis, HIV, trasplantes a realizar de hígado, accidentes cerebro-vasculares, etc) . Estas circunstancias dolorosas surgieron en su momento ligadas a la búsqueda del placer. Se van desoyendo una a una las señales del malestar físico (“resacas” por ejemplo), afectivos ( depresiones variadas post-consumo) ,problemas laborales (ausencias), crisis  financieras (deudas y créditos que no se pueden pagar), problemas familiares ( violencias domèsticas, problemas con los hijos, etc).

Hoy sabemos que drogarse en forma continuada genera una alteración en la toma de decisiones. Vamos eligiendo lo inmediato aunque nos dañe pero que nos asegura un placer inmediato. No apostamos a futuro porque hacerlo implica evaluar los daños que tendría el tomar solo acciones en función del gusto actual. Nuestro mecanismo para la toma de decisiones al drogarnos quedó alterado. Este es un complejo sistema neurológico en donde intervienen estructuras del lóbulo frontal (última etapa de la evolución del sistema nervioso y que nos separa de los primates) y del cerebro emocional ( que nos une con los mamíferos). Las drogas en su consumo crònico activan los sistemas de recompensa ligados al cerebro emocional pero desconectando el contacto con las estructuras màs desarrolladas anteriormente citadas.

HISTORIAS HUMANAS

Jorge es llevado a los 15 años en un estado inconciente  a una sala de terapia intensiva. Desde los 13 años consume cocaína , alcohol y marihuana. A esta edad las estructuras  frontales del sistema nervioso están en maduración . No olvidemos que el cerebro culmina su desarrollo alrededor de los 25 años. Las drogas en menores de edad lo lanzan a la impulsividad sin el freno de los sistemas màs evolucionados ; es por esto que las drogas en edades puberales ( y porque no siempre)  tienen un efecto de letalidad mayor. La toma de decisiones sobre la elección de lo mejor para la vida està alterada ; en este caso por razones de crecimiento biológico y psicológico (construcción de la identidad)

Oscar tiene 40 años . Fue un empresario exitoso . Duelos mal elaborados ( muertes de familiares queridos ) lo llevan al encuentro con la cocaína. Es un verdadero encuentro ya que transforma a este solitario melancólico en un “alegre” buscador de boliches . Poco a poco toma decisiones equivocadas. Sus empresas se evaporan . Los juicios y quiebras se multiplican. La cocaína activa la amígdala( zona del cerebro emocional) . Hay en realidad una hiperactividad de este sensor biológico que es un b uscador de placer. Por esto , entre otras cosas , queda sujeto a estas sensaciones. Empieza una disfunción de ciertos mecanismos cerebrales. Oscar de inteligencia normal empieza a experimentar emociones en forma alterada. Toma elecciones que lo llevan a fracasos financieros. Cambian amigos. Los problemas se suman pero no tiene conciencia de los problemas y no aprende de los errores repetidos. La memoria de nosotros mismos y de nuestra experiencia en la vida depende de estructuras superiores que en el caso del consumo quedan suspendidas en función de la recompensa inmediata. Entre lo inmediato y el largo plazo se elige fanáticamente lo primero. Acà como el Dios para nosotros siempre es argentino dirà “Dios proveerà”. En muchos aspectos la psicología del consumidor de drogas es similar a la del jugador compulsivo. Lo impulsivo e inmediato supera a todo.

Enrique tiene 30 años. Parece un hombre de màs de 60 y mal envejecido. El alcohol y las drogas se llevaron su oficio. Sus órganos màs sensibles (hígado, riñon, corazón) están funcionando deficitariamente. Tratarlo es hacerlo en equipo con inmunólogos, hepatólogos, nefrólogos, neurólogos. Creyò en la vida “loca” propuesta desde el marketing televisivo.  No pudo escuchar a ciertas experiencias corporales , a esto hoy se lo llama “marcadores somáticos”, que nos dicen lo que nos conviene o no . Nuestro  cuerpo , si lo podemos escuchar y esto es tarea de la educación familiar , escolar, social y televisiva ; sabiamente nos dice los que nos conviene o no. Opera anticipatoriamente . Es el aprendizaje sabio de la naturaleza de los probables resultados futuros. Los que hacen uso crònico de drogas alteran estos circuitos neuronales que son nuestras señales de alarma y que nos llevarìan a la salud.

La educación debería incorporar a la neurociencia actual porque en el fondo es un retorno a lo obvio. Es lo que nos propone Marcel en su simpleza : sabiduría y sentido común se dan la mano. Respetar nuestro cuerpo en evolución y luchar para que el malestar circunstancial del vivir no culmine en un mayor malestar. La neurociencia de hoy llama a lo que hoy describimos “miopía del futuro”. Lamentablemente hay miles asì y precisamente por esto es un tema educativo.

DR. JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR DEL INSTITUTO GRADIVA DE ESTUDIOS SUPERIORES EN ADICCIONES Y PATOLOGIAS DEL DESVALIMIENTO SOCIAL
Compartir