TIEMPOS DE DICIEMBRE (2)

“…Es la vida privada y solo ella la que presenta el espejo en que el Infinito viene a reflejarse; son las relaciones personales y solo ellas las que apuntan hacia una personalidad más allá de nuestras perspectivas diarias…”

G. Marcel (Jornal Metafísico) –filosofo francés

Los pacientes nos muestran en esta época esperanzas y desesperanzas . Algunos viven un tiempo de celebración y comunión y otros un tiempo de autodestrucción.  La desesperación a muchos los convoca. El vértigo del alcohol y del olvido de los dolores a algunos los sumerge y embriaga. La mania y la depresión están a “flor de piel”; las actuaciones adictivas tambien. El contento y la felicidad por los logros alcanzados los acerca a muchos a  una sensación de felicidad. Camino recorrido que valió la pena. Son tiempos de balance y ahí es donde el filosofo y novelista Marcel nos recuerda que es en “nuestras relaciones personales” donde se juega todo.  Es que necesitamos trascender el tiempo del trabajo, el esfuerzo , el prestigio y la lucha por el poder que en muchos casos oscurecen las preguntas que nos plantea la vida privada y nuestras relaciones más intimas. Aquí parecería estar el fondo de nuestro ser.

Hay dos tiempos ; por un lado el diario cronométrico y  hay otro basado en afectos, duelos , alegrías , resentimientos , reconocimientos, etc. El cronométrico es aquel que los griegos llamaban el Dios Chronos (el del reloj actual) y el otro era el Dios Kairos en donde aparecía un ahora pleno ligado a los afectos y a los recuerdos mas entrañables , penosos y felices. Es el lugar de la iluminación, del descubrimiento , de lo autentico. Es el ahora profundo y fecundo que nos saca del tiempo medible y nos acerca a nuestra interioridad más profunda. Michel Ende , novelista alemán , en su celebre obra Momo nos alerta , siguiendo una pura tradición filosófica de H. Bergson y Max Scheler, que “ el verdadero tiempo no se puede experimentar por el reloj ; el tiempo es vida y la vida reside en el corazón “.

LAS RAZONES DEL CORAZON

Acá parece jugarse gran parte de nuestra vida . Este tiempo del corazón nos interpela . Nos habla porque como nos enseñaba el filosofo Schelling “el tiempo es el angel mensajero de los hombres”. Hay tiempos del año del debe y haber vital. Hay horas del día en donde nuestra conciencia nos lleva a la reflexión segunda a acerca de lo que realizamos. Recostar la cabeza en la almohada para muchos es un suplicio. No se puede soportar un tiempo de recapitulación. Cuesta soportar  la prueba de la soledad con nuestro  sí mismo. Apagadas las luces surge la verdad de nosotros; ahí también se apaga el mundo imaginario de lo aparente (lujo, poder, prestigio) . Marcel también nos enseña :”..es en la intimidad donde se dan los verdaderos balances “. No contables por supuesto. El debe y el haber en nuestras vidas . Lo que me debo a mi mismo es lo fundamental. La deuda que necesito saldar y aceptar al mismo tiempo que esa posibilidad no se pueda satisfacer plenamente. ¿Cómo cumplo mis roles de padre, madre , hijo, etc? Preguntas de las cuales a veces se huye ; es el ahora a solas .

La huida puede ser la solución circunstancial. Auto-engañarnos , tomar pastillas o drogas para adormecer las preguntas, el vértigo hasta caer extenuados. Diciembre no es solo un tiempo de shopping , es ajuste del presupuesto vital .Momentos de límite : fín de un año. Así como el fin del dia nos confronta con los fantasmas temidos en la noche. Ahí los poetas nos dirán que las oscuridades  guardan espectros vinculados a la muerte que el insonme y el noctámbulo tratan de conjurar. Tèrmino de este año calendario ; para algunos también  reservorio de huecos en nuestras vidas, alegrías ,duelos, etc.

Son situaciones limites. No podemos huir de ellas . Podemos por un momento suspender su análisis y tener una moratoria. Pero esta es siempre por  poco tiempo. Los limites siempre vuelven porque  , quizás, tienen  que ver con la profundidad misma de la realidad. K. Jaspers , filosofo alemán , escribe magistralmente que “desde el límite surgirá el ser auténtico…la situación límite es como un muro , no está en nuestro poder modificarla sino aclararla , asumirla , vivirla…”. Este momento temporal que nos insta e interpela es una situación limite  como también lo es en nuestras vidas el sufrimiento que acompaña al vivir, la noción de la muerte y de que hay una hora para cada uno de nosotros y por último el gran Jaspers habla de la situación limite que plantea la vida cotidiana como lucha permanente.

Son tiempos que no podemos eludir y que al limitarnos nos acercan a lo auténtico . Surge entonces una nueva conciencia de nosotros mismos y del mundo. Un salto de la conciencia. Crecemos entonces como personas . Salimos de la tirania del reloj (tiempo social y del rendimiento imaginario y / o productivo) en donde poco florece y entramos en el ahora que es el tiempo de la oportunidad para desarrollarnos en autenticidad.

DR. JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS SUPERIORES GRADIVA EN ADICCIONES Y PATOLOGIAS DEL DESVALIMIENTO SOCIAL

 

Compartir