TIEMPOS DE DICIEMBRE

“ … el verdadero tiempo no se puede experimentar por el reloj, el tiempo es vida y la vida reside en el corazón “

Michel Ende. Novela MOMO

El escritor M.Ende nos enseña. La gente vive estos Diciembres de una manera diversa. Tiempos de consulta: depresiones varias, excesos adictivos, duelos que no se elaboran , recuerdos imposibles de elaborar, soledades buscadas y al mismo tiempo lamentadas. Para unos es un tiempo vacio y por ende de angustia y/o huida en el exceso alimenticio o alcohòlico . Para otros es un tiempo pleno o sea es un tiempo de celebración. Para algunos es solo un tiempo comercial de compras y de góndolas. El shopping es el “lleno al vacio”. El objeto ahì tapona la angustia.

Ende , en su novela casi filosófica, lo dice con todas las letras :”el verdadero tiempo no es el del reloj …es el del corazón porque el tiempo es vida..” Los que trabajamos con pacientes sabemos que hay dos tiempos en el año . Uno comienza desde el Dìa de la Madre hasta pasado el Fìn de Diciembre y luego vienen los otros meses . En ese primer tiempo parecerìan concentrarse gran parte de nuestros problemas en muchas personas. De Octubre a fines de Diciembre surge otro tiempo, quizás el verdadero: el tiempo del corazón en donde la remembranza , las envidias , los resentimientos y los imposibles reviven. Es tambien el tiempo comercial de la compra y venta de electrodomèsticos y regalos ya que en esa época se llenan. Es tiempo por ende de psicólogos y comerciantes.

LA ENFERMEDAD Y EL TIEMPO

¿Qué nos traen los pacientes ¿. Tiempos manìacos en unos en donde el cronòmetro acelerado anuncia la tiranìa del momento. Tiempos de explosión y vértigo en el que consume anfetaminas, cocaína o paco. Tiempos que se busca amortiguar y “amansar” con tranquilizantes, hipnóticos la ansiedad . Tiempo del cual se quiere huir por el pánico que genera con opiáceos. Nuestra tarea es hacer hablar al tiempo;¿ que hay detrás de èl?. Que es lo que se denuncia?. Que dolor se oculta?. Algo nos cuesta aceptar en este momento. El gran filòsofo del romanticismo alemán Schiller nos dice : “…el tiempo es el àngel de los hombres “. El angel ,que anuncia con su pensamiento el filòsofo, es un mensajero. Los tiempos anuncian algo . Hay que saber escucharlo, aceptarlo y no narcotizarlo.

Para los griegos había dos dimensiones del tiempo. El “chronos” ( el reloj) y el kairos (la ocasión, el momento justo, la oportunidad aprovechada). Como para ellos el tiempo era muy importante se había transformado en un Dios. El dios chronos era llamado el “padre despiadado “.Era un tirano que no podía soportar sucesores y que en el mito se “come a sus hijos”. La moraleja es “el tiempo se come a sus hijos, con la premura del tiempo nada florece, en lo que mide el cronòmetro nada crece..”. Cuando estamos sujetos a la premura del tiempo vivimos marcados por el miedo. El vértigo anuncia el pánico tan caro a los habitantes de este planeta hoy. Con el tiempo “kairològico” se anuncia otra vida ; es el lugar de lo esencial en el ajetreo cotidiano. Es el Otro Tiempo: el del corazón , de la iluminación . De lo que aparece para ayudar a cambiarnos. De la iluminación. Es privilegiar el Ahora . Sacar provecho de este momento. Parar el reloj. Cuando escuchamos el Ahora de un abrazo, una palabra, un recuerdo que nos atrevemos a no narcotizar surge un nuevo tiempo . Es el ahora que està màs allà del tiempo. Para llegar a esta dimensión hay que “parar las rotativas” como dijo en forma ingeniosa A.Olmedo. Ponerse en posición de escucha , algo muy difícil hoy. Desmontar el stress. Meditar. Ahì llegamos a reconocer que solo hay camino cuando hay posadas en èl. No hay rutas sin estaciones de servicio . El tiempo verdadero surge , en realidad, entre dos descansos con meditación.

En el cuento Momo M.Ende nos describe a “ hombres grises que quieren atacar al niño Momo porque èste solo vive el momento mientras que aquellos corren presurosos atados al reloj ; no podían soportar a alguien que vivía plenamente el ahora..”. La tortuga que encuentra el niño lo salva .Los hombres grises aceleran el auto pero èste no avanza. Al vivir apurados se olvidan como se viv e . Momo se sorprende que se pudiera andar tan lentamente y avanzar tan de prisa y la tortuga representaba eso frente al vértigo de los hombres de gris metáfora quizás del “tiempo nublado” que hoy vivimos al decir de Octavio Paz. Pero todos podemos ubicarnos en uno u otro lugar de esta escena de la vida: el vértigo o la meditación para entendernos mejor. Vivir plenamente este Ahora, este Momento. El dìa a dìa. Esta hora. Tiempo, pues , de Celebraciòn. Un mejor Diciembre.

DR. JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS SUPERIORES GRADIVA EN ADICCIONES Y PATOLOGIAS DEL DESVALIMIENTO SOCIAL

 

 

Compartir