EPIDEMIA EN ADICCIONES

“..hace unos años la adicción al alcohol era un gran problema  pero hoy es la droga” (Gerardo Martinez, líder de la UOCRA)

La crónica periodística narra que hubo  un choque entre dos grupos de militantes sindicales en F.Varela (conurbano) de Lomas y Quimes. Los balazos entre las dos agrupaciones dejaron 9 heridos y uno de ellos quedó  parapléjico. El mismo líder sindical nos alerta “.. en nuestros compañeros el tema de la droga se da en obras de gran poder adquisitivo (drogas caras) y también en las de poco poder adquisitivo como el paco”. La verdad de sus dichos se corresponde con  una encuesta realizada en Atucha 2 ( monumento energético argentino que aportará al sistema 745 MWE ) : “… el 15 % de nuestros compañeros era adicto”(seguramente se referirá a  través de este número a un  alta cifra  de consumidores y a, a la vez , a un porcentaje de dependientes a sustancias). De todas manera esta aclaración que es mia no es para menguar el impacto de la cifra ya que el número 15 en una encuesta para consumidores de drogas (iniciados, abusadores o dependientes ) es lo suficientemente grave como para merecer una atención de acciones a seguir y a prevenir.

 Mis datos epidemiológicos me muestran que esto no solo ocurre en trabajadores de de la construcción sino en gran parte de la fuerza laboral argentina. Estos trabajadores tienen familias, hijos, esposa, etc. Sufren todos cuando hay consumo. Precisamente cuando las drogas inundan los ámbitos laborales la epidemia se ha expandido enormemente. En estos lugares ya hay seguramente vendedores (“dealers”) y la potencialidad de accidentes sube mucho. No olvidemos que uno de los mayores desastres ecológicos en Alaska le costó a una empresa petrolera miles de millones de dólares por daños ambientales  desde que se comprobó que un operario de alto rango estaba drogado. Desde ese momento esa empresa petrolera se convirtió en una abanderada de la prevención y de la ayuda a sus empleados y familias.

EPIDEMIA

Noción clave para entender los fenómenos sanitarios. Implica siempre una alerta comunitaria y de todos los dispositivos de salud pública para enfrentarlas. Epi (sobre ), demos (pueblo). La raíz de una palabra es sabia : es algo que daña al pueblo. Sucede cuando una enfermedad  afecta a un número superior de individuos al esperado . La cifra de los Organismos Internacionales  en drogadependencia de que nuestro país en América Latina lidera el consumo de cocaína es lo suficientemente clara para denotar la existencia de este fenómeno. En el consumo de marihuana estamos en el segundo lugar debajo de Chile. Precisamente estos organismos de salud social y comunitaria se interesan de lo que sucede en todos los países porque la dimensión del consumo ha tomado la significación de una pandemia ( se ha extendido sobre varios pueblos) . En  nuestro país ya es una endemia (se ha instalado dentro de la comunidad y perdura ) porque una proporción notable de personas ,en ciertos circuitos sociales , necesita  la dosis diaria o semanal para seguir existiendo  ya que de lo contrario se presentan fenómenos de abstinencia y privación con síntomas físicos, sociales (violencia), psíquicos y familiares.

En la Argentina hubo pasos previos a la eclosión de una epidemia en la historia de este fenómeno dañino  para la sociedad.  Los mismos  responden a pautas internacionales porque ya han pasado en otros paises que han vivido los mismo hechos  sanitarios (Europa por ejemplo). Hay una cascada de eventos hasta que se instala la epidemia:

A. sobreoferta de sustancias químicas legales y /o legales;

B. aparición de enfermedades sociales asociadas a este fenómeno (aumento de HIV, accidentes , violencia, aumento de enfermos por consumo de drogas, etc) ;

C. ganancias ilegales asociadas a este consumo ;

D. la presencia de una alarma social en grupos afectados .

Todos estos pasos se han dado desde la década del 90. La alarma social es mínima frente al daño que causa el consumo de drogas. Por eso es bueno recordar lo que dice este destacado dirigente social (citado anteriormente ) ya que denota un alerta  sobre el interior de su organización y sobre la sociedad toda. Seguiremos con este tema ya que ante la planetarización de esta epidemia se ha comprobado que una fuerte acción local de tipo preventivo-asistencial (familias, gremios, municipios, provincias, etc) es un antídoto para enfrentar este mal global. Prevención es la clave. Asistencia a grupos de consumidores es fundamental.  Uno de los grandes problemas es la aceptación social al consumo de drogas y la banalización de los daños que genera . Este parece ser el principal “dealer” de nuestra sociedad.

Dr. Juan alb erto yaria

Director del injtituto de estudios superiores Gradiva en adicciones y patologias del desvalimiento social

Compartir