Adicciones: lo que hay que saber VII

«En la iniciación en la lucidez habrá que enseñar de manera continua cómo cada uno produce la mentira a uno mismo».

Edgar Morin

El maestro francés Morin nos muestra como la lucidez es una conquista y una lucha cotidiana que debe necesariamente combatir en el seno de nuestra intimidad contra la trampa del autoengaño o sea de la mentira .El riesgo permanente ,  si caemos derrotados, es mentirnos a nosotros mismos. En la adicción al juego la creencia en la magia es el camino para perder la luz en nuestra conciencia o sea para perder lucidez.

La adicción al juego hoy tiene una implicancia cada vez mayor en la consulta cotidiana y con características similares a la dependencias a drogas y alcohol. Actuan mecanismo s cerebrales y sistemas químicos muy parecidos. Las compulsiones son del mismo tono cuando hay una sustancia o una ficha de ruleta. El juego se transforma en  una adicción silenciosa pero con indudables efectos sociales y psiquiatricos. Convoca desde el ama de casa que antes de realizar las compras pasa por el Bingo de su barrio o por el tragamonedas y deja sin comida a la familia hasta el clásico empresario que deja sus esiacrituras y bienes en manos de prestamistas detrás de la «bola de la fortuna» o del naipe salvador. Distintas loterías, juegos de azar, apuestas a caballos, bingos, etc; todas convocan a la magia de la multiplicación y a la suma, y la frustración del resultado los lleva, por el contrario, a la división y a la resta. La suma cero los confronta con aquello que desde el pensamiento mágico los hacía imaginar un número jugado llevado como mínimo al cuadrado o al cubo.

VIVA LA MAGIA

La magia que escapa a la lógica está sustentada en un negocio super fuerte que ha crecido enormemente en la Argentina en los últimos años: el negocio del juego; al mismo tiempo ha subido el número de enfermos adictos al juego, o sea la ludopatía. A mayor inversión en el campo del juego parece haber mayor cantidad de enfermos y de consecuencias sociales de estas enfermedades: quebrantos económicos y, a su vez, el aumento de enfermedades asociadas como tabaquismo, adicciones al alcohol y a drogas, trastornos psicosomáticos y debacles orgánicas ( el jugador tiene mayores posibilidades de crisis cardio-circulatorias y accidentes cerebro-vasculares). Además, ni hablar de otras enfermedades sociales unidas al juego en gran escala: lavado de dinero y evasión tributaria.

Una de las  bases de esta enfermedad en aumento es el incremento del negocio. Sobre el terreno fértil del pensamiento mágico que es el sustento del hábito lúdico patológico surge un mercado y una plusvalía, ahora ya marcada por el sesgo de lo empresarial.

CONDUCTAS ADICTIVAS

Pero, fundamentalmente, nos interesa el hombre que  ya aparece como ludópata (adicto al juego) en 1980 en el Manual de Diagnóstico de Trastornos Mentales de la Asociación Psiquiátrica Americana. El adicto al juego lo es porque en él se estimula un trastorno del control de los impulsos en donde activan patológicamente sectores del cerebro de la serie de la excitación (no puede inhibir ni controlar el impulso) y la búsqueda imperiosa de sensaciones sin medir las consecuencias (típica conducta ya adictiva). Rápidamente se la ubica al lado de otras conductas como la cleptomanía (pasión por robar) pero ahora todo esto marcado por una industria muy cautivante y estimulante.

La activación de los impulsos sigue la línea de los problemas adictivos: 1) craving, o sea anhelo loco de satisfacer la necesidad de jugar como la tiene un cocainómano, por ejemplo.

2) pérdida de control: dificultad para mantener la abstinencia y para detener una conducta cuando se ha iniciado

3) abstinencia: síntomas característicos cuando se interrumpe la conducta adictiva

4) tolerancia: necesidad de aumentar las dosis ( o sea las apuestas) para conseguir el efecto original .

5) tendencia a las recaídas: como en los alcohólicos, por ejemplo.

El hombre en la apuesta incrementa la magia y queda sujeta a ésta y es explotado por una industria que lo vive. La cultura del trabajo y el duro ejercicio del contacto con la realidad es lo que enseñamos a los adictos en general sobre  los cambios de estilos de vida que necesitan emprender. Con los ludópatas pasa lo mismo.

 Dr. Juan Alberto Yaría

Director delInstituto de ESTUDIOS SUPERIORES GRADIVA EN ADICCIONES Y PATOLOGIAS DEL DESVALIMIENTO

 

Compartir