Drogas : lo que hay que saber VI

En sus 92 años el poeta ilustre Castiñeiras de Dios nos sigue diciendo” … ..mas joven cada dia y mi alma sigue destilando versos , ese rio que fluye sin descanso”. Vejez joven . Disfruto mensualmente de un “ café  largo” con este sabio de la vida. He conocido muchos viejos sabios  pero jóvenes de espíritu que me brindaron su amistad . Guillermo Maci , maestro de analistas , y Jaime  Barylko escritor magistral sobre lo que él llamaba “el saber vivir” .Escucharlos era (ellos ya desaparecieron) un verdadero disfrute . Quizás en ellos descubrí la importancia del “abuelazgo” en la orientación a los más jóvenes y en el papel de la sabiduría para los antiguos y en las distintas tribus. El  más adulto ocupaba un lugar central en ese “libro de la vida“ que era cada grupo.

“ …no creo en eso que ha estampado Borges : “ la humillación de envejecer “; no creo porque vivo el sabor de la alegría  de ser más viejo, según pasa el tiempo  pero más joven cada dia…”

Castiñeira de Dios en su opúsculo  ¿Esto fue todo? -2012

LOS JOVENES VIEJOS

Mientras tanto en la otra “vereda” de la vida vemos jóvenes que anticipan su vejez a través del abuso de drogas entre otros elementos que deterioran su calidad de vida. La consulta  cotidiana nos muestra jóvenes con patologías típicas de la tercera edad: diabetes juveniles, hipertensión en adolescentes, síndromes metabólicos precoces (con obesidad y alteraciones en todos los parámetros clinicos vitales), daños cerebrales típicos en los seniles, cirrosis en joven.
Asi las drogas van dejando sus marcas en los que llamaré “los jóvenes viejos”.

La muerte es una ruta cronológica imposible de detener pero que también podemos adelantar siendo el abuso de drogas y alcohol el escalón preferido para lograrlo .Adelantamos el “reloj “ genético cuando los gerontogenes como marcadores de una posible senectud y del envejecimiento de los órganos ceden ante el impacto tóxico y comienzan a precipitarse en jóvenes que en adelante llamaré los “jóvenes viejos”. Las drogas fomentan así la muerte celular transformándose de esta manera en una apoptosis programada (verdadero deterioro de nuestro capital celular).Los tóxicos se transforman en los homicidas de nosotros mismos. Por eso llamo a la drogadicción una apoptosis auto-inducida o una senilidad buscada ante la dificultad, para muchos, de soportar y enfrentar la vida.

  EL CEREBRO Y LA TRAGEDIA

El cerebro se transforma en el espacio primordial de la tragedia y la mortificación y rápidamente se deteriora, ya no por el paso de los años, sino por el abuso de sustancias químicas sobre, especialmente, el lóbulo frontal. Este, que representa el plus que nos diferencia de los primates, ahora defectuado nos acercará a ellos en nuestra imposibilidad de pensar y en la violencia de las respuestas. Lo simiesco suplanta a lo humano. Incapacidad de pensar, seleccionar, planificar, memorizar, atender en profundidad me acercan a una versión caricaturesca de lo humano. Al mismo tiempo se altera mi lenguaje afectado en la fluencia, comprensión y en la dificultad de encontrar el nombre de cosas y personas (disnomia).El aprendizaje que en condiciones normales a partir de los 55 años se va resintiendo en los jóvenes adictos alcanza proporciones mensurables de personas de más de 65 años y se daña la capacidad de aprender a aprender. Es singular estudiar la curva del aprendizaje en jóvenes que consumen y que no consumen: las diferencias son abismales. Pareceria que necesitamos encontrarle un sentido a la vida  como nos enseña J.Ortega y Gasset en el “Hombre a la defensiva”: “vivir es siempre vivir por algo , de ese interés deriva todo lo demás a eso lo llamo resorte vital” .

DR. J.ALBERTO YARIA

DRIECTOR DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS SUPERIORS GRADIVA EN ADICCIONES Y PATOLOGIAS DEL DESVALIMIETO SOCIAL

Compartir