Cocaina y sus escenarios

“…he basado toda mi fortuna en la venta de cocaína y nunca la he probado”.

El Patrón del Mal –vida de P.Escobar

El “oro” que distribuyó Pablo Escobar forma parte de la saga de los distintos Patrones del Mal que pululan por el mundo. Es singular que este dialogo con su hermano en la serie se realice en un cementerio en donde van a visitar a un primo muerto en las luchas barriales por el tráfico. Cocaína y cementerio parecen ir  de la mano.

La cocaína cual “oro” buscado por muchos es también el sinónimo del destierro y la alienación. Me apasiona saber el porqué de su búsqueda frenética en el dependiente a las drogas. Es , básicamente , un tónico de la omnipotencia. Por eso es buscada vorazmente. Pero es , desde mi punto de vista , la herramienta de la huída . Huir …huir es la consigna. Huir de nosotros mismos. El si mismo  o sea nuestra conciencia es el Juez que no podemos enfrentar. Huir de un presente que no nos gusta. Ahí me disocio . Lo que no me gusta lo rechazo y creo  ,así,  un mundo paralelo .

Huir con omnipotencia, grandiosidad e incluso delirio frenético en ese “para-mundo” de ilusiones y creencias forzadas. La realidad ….¿qué es la realidad? ; no existe , me disocio, la rechazo . Solo existe lo que me parece y asi voy pereciendo. Omnipotencia, huida y al fin….perecer. La cocaína asegura un suicidio en cuotas. El vacio de ser que nos acompaña en nuestra existencia es el peaje de este viaje  hacia la nada misma.  Del vacio a la nada creyéndonos por un tiempo con la cocaína que somos otros al que en realidad somos. Escobar cobraba bien este viaje …es casi el distribuidor post-moderno de una huída omnipotente.

ESCENOGRAFIAS DEL VACIO Y LA HUIDA

Es muy interesante observar los distintos escenarios hoy de la cocaína y su uso masivo . Son escenografías en donde la huída , la omnipotencia y el suicidio en cuotas se despliega .

  1. Cocaína y  Traumas: el abuso sexual, las violaciones, el incesto y los duelos no elaborados  son las figuras que nos cuentan los pacientes asociadas al uso de cocaína. La consigna es huir…ausentándose de lo que duele.
  2. Cocaína y Soledad: solos en una pieza de hotel alquilado por una noche se ausentan en la monotonía del consumo. Triunfa el melancólico, la melancolía adictiva. Lo tienen que hacer , no saben por que . El asunto también es ausentarse de su sí mismo.
  3. Cocaína y sexo: los saunas , las “paradas” de travestis, los llamados “cabarets” son el refugio frente la nada y el  frenesí suplanta ausencias , huecos, vacios.  El sexo quedó degradado pero es lo que hay que hacer para huir de la nada.
  4. Cocaína y Formaciones Tribales: Las  “barras bravas” son un modelo social a estudiar ya que ahí la coca y el “fumo” son el combustible necesario para la transgresión , la huida de sí y el atropello, incluso criminal, hacia los enemigos. Campo de los delirios paranoicos en donde la vida no vale nada. Son ellos mismos contratados por Otros que relevan el Poder en el barrio o en el club. Están ya entregados a ellos e incluso la dosis es dada por ese Poder Otro. En este valor de cambio quedan ya seguramente vendidos.
  5. Cocaína y proyecto de sicarios: “…Dr. Yo no necesito plata para drogarme…hago favores  en mi barrio a gente grande “(llevar paquetes, prestar armas, “marcar” gente). Duele todo esto , pero no podemos nosotros los terapeutas también huir de la realidad y máxime cuando la confianza implica un pasaporte para una recuperación. Un joven de Avellaneda me relata su entrada en la marginalidad y a vez la imperiosidad de su abstinencia .Hace favores y tiene la dosis.
  6. Cocaína y encuentro con un Amo: La ausencia de Padre en las familias y de contacto cercano basado en los tres elementos centrales del desarrollo como son el Amor, los Límites y los Valores  generan un “hueco” en muchos. Pero no se puede crecer sin un Padre y una orientación. Muchos la buscan en el “Patrón” del barrio , de la barra , del club . La clausura y el encierro en la marginalidad suplantan la apertura que asegura una familia hacia el mundo.

APOSTEMOS A LA VIDA

Necesitamos hacer una lectura de este “mal” mundial : El “oro” que metafóricamente distribuyó P.Escobar , y por supuesto otros,     anuncia y denuncia ausencias, dolores, traumas, abusos y es un instrumento de huida de nosotros mismos  además de fomentar para los Amos  una ganancia criminal. La búsqueda equivocada de Padres mafiosos son el refugio de la nada que nos acompaña. No dejemos avanzar esto. Consultemos.

DR. JUAN A. YARIA

DIRECTOR DE GRADIVA –REHABILITACION EN ADICCIONES

Compartir