DROGAS Y VACIO

EL ARGENTINO

Oscar me dice que para él tomar cerveza y fumar “porros” con cocaína es clave .Lo hará los fines de semanas y por otra parte fumar marihuana todos los días antes de ir a trabajar y al volver. Ya lo intentó varias veces y “siguió de largo”. A sus 44 años la compañía de los químicos durante 20 años representa la mitad de una vida ligada a ilusiones y desilusiones permanentes. Precisamente  la “ilusión” de controlar la dosis es casi imposible en muchos . Dicen los alcohólicos y con mucha sabiduría :” una copa es mucho y cien son pocas…. “.

Oscar para estar en el mundo tiene que “estar puesto” así él puede ejercitar distintos roles : “payaso” que alegra al grupo, papá, trabajar, etc. En realidad esa dosis, según él,  medida solo dura pocos días para luego abandonar otra vez la función de la paternidad , el trabajo y de divertido pasar a ser un solitario en busca de una dosis .

Daños neurológicos abonan estas conductas. La adicción es una alteración crónica de los sistemas de recompensa o sea de los sistemas del placer que todos tenemos. Acá el placer quedó fijado en consumir y todo lo otro (hijos, vida, deporte, amistades, etc.) queda en un segundo plano. También es una enfermedad de la memoria que queda embargada y depreciada para ser solo memoria adictiva. Olores, lugares de encuentro, nombres de distribuidores y rumiación para encontrar las dosis; solo eso es parte de su memoria. Su sistema de pensamiento y de control de impulsos ya no funcionan por la afectación crónica de persistentes consumos que en este caso llegan a más de veinte años ininterrumpidos. Como dice el filósofo Nietzche: “ no clavemos la mirada fijamente en el abismo; no sea que el abismo la clave en usted”. Las drogas parecen representar  al vacio. No dejemos avanzar este mal social. Consultemos.

Dr. Juan A. Yaria

Director General GRADIVA-rehabilitación en adicciones

Compartir