Los “ni ni ni”

“…donde aumenta el peligro crece lo que salva”.

F. Holderlin-poeta -1770-1843

Las  últimas escenas, dramas y tragedias sociales me llevan a estas reflexiones. Los consultorios, hoy, se llenan de jóvenes que no estudian, no trabajan ni buscan trabajo. Los “ni, ni, ni”. A mi me los trae el consumo abusivo de drogas  pero llegan a ser verdaderos problemas sociales. ¿Que van a hacer en una esquina o en un ciber mientras pasa el tiempo?.  ”Huevo” me dicen . Formas de explicitar en términos populares el vacio. Vacio de ser. El ser, decimos siempre es cancelar la nada o sea el Vacio. Ser personas que se adjetiva en ser estudiante, trabajador, etc. Donde hay Ser hay Proyecto o sea Futuro. Se transforman en crónicos o jubilados precoces desde la adolescencia. Vegetan.

Los puede  convocar un” barra” del futbol para una tarea. Los “trapos “ son su vida y su delirio. “Aguante los trapos “es una pasión no inútil para ellos. El club ya no es un factores de integración social en estos grupos… es solo una forma de adorar la violencia y rellenar el vacio. También de multiplicar el anonimato en el cual viven. Lo masivo de las turbas que avanzan  es el anonimato en el cual viven. La identidad está vaciada de todo contenido. Es un hueco. Es nada si no se gregarizan en lo masivo de las conductas. Espacio público ¿ ¿Qué es eso ¿ . La calle es solo un lugar de enfrentamiento con la “yuta” . Policía amada y odiada porque el mundo de los “gorras” es un mundo a vencer.

La droga es solo un “combustible” ; un dato más de estas  vidas a la “intemperie”. Además prenden el televisor (verdadero educador social) y les anuncian las bondades de la marihuana . En  la escuela ni le hablaron de ella. Luego abandonaron y en la calle todo es diferente. El “combo” de las drogas ahí triunfa. Mientras en los medios hablan de la marihuana ellos consumen el “combo “ con alcohol, pasta base, marihuana , cocaína y alguna “pepa” y acidos. Sociedad hipócrita que banaliza los daños , ignora los consumos habituales y silencia los efectos destructivos sociales de las conductas que se van promoviendo diariamente.

Pero las drogas resultan ser solo la punta del “iceberg” de este conflicto abierto y  , a la vez, solapado,   que toma las calles . ¿Qué son éstas ¿ ¿ Territorio de encuentros en la fiesta cotidiana de la vida o territorio de lucha y venganzas ¿. El “dia del hincha” retrató ese dilema argentino. Ya no es solo un tema de visitantes y locales porque también entre los  locales se pelean . Es la entropía, o sea el deterioro de los sistemas humanos lo que triunfa. Implosión y explosión  contra otros y también contra uno  mismo. Manos ensangrentadas que buscan un chocolate  y que resultan ser manos anestesiadas por las drogas (la cocaína y el paco son anestésicos y también eliminadores de los controles morales) atravesando  una vidriera e ignorando riesgos de supervivencia. Manos anestesiadas por las drogas. Sangre que es el testimonio de una victoria “pírrica”…el dulce ya lo tienen, o la botella. Luego de pasado el efecto aparecerá una claudicación de uno de sus órganos pero fundamentalmente se diplomó de marginal en el muestrario del barrio y la esquina. Lugar , éste, clave en la caravana de prestigios. Quizás la serenidad de un dialogo con alguien lo sumerja en un arrepentimiento que lo  lleve a un cambio. Después de todo esto aprender a perdonarse lleva años. Es una de las tareas de la rehabilitación. Estaban enfermos en ese momento.

INDICADORES SOCIALES

Hay un dato social . El 16 % de la juventud entre 15 y 24 años no estudian, ni trabajan. Sobre más de 6 millones de jóvenes representan casi 1 millón que están fuera del ciclo evolutivo. Estudiar y/o trabajar son metas de todo ciclo evolutivo acá y en todo el mundo. El viejo lema de nuestros abuelos  que decía “o estudias o trabajas” tenía una sabiduría que nacía de la cultura más ancestral. La infancia, mientras tanto, está ligada a repitencia, abandono escolar. La desfamiliarización es  creciente  en estos sectores sociales. Madre sola que trabaja, hijos que cuidan a hermanos. Consumo familiar abusivo de drogas y alcohol en el propio entrono educativo. Un padre vencido por las sustancias anuncia un abandono o defección de su función. Un grupo de hermanos que se comunican a través de la “transa” diaria. El 60 % de esta población son mujeres y con una alta tasa de embarazos sin apoyo paterno o con abandono en las instancias iniciales de crianza. Esto agrega un problema social incipiente.

 La vieja integración social entre casa, escuela-fábrica, plaza, iglesia y calle cuidada por los propios vecinos fue un modelo vigente hasta los 70. Eso ha caído. Encomiéndate a un “ángel de la guarda” si sales a la calle. La escuela ha perdido vigencia. El trabajo desde el auge de la tecnología es escaso y requiere una capacitación cada vez mayor. El patio de la iglesia ya no convoca como antes y aparecido un nuevo actor en la “desocialización”  de estas poblaciones: el narco  y la “transa” de drogas que  buscan  emisarios y distribuidores puerta a puerta. Estos “ni, ni , ni” pueden llegar a ser la mano de obra necesitada . Además están aptos para la esclavitud. Necesitan un dueño. Ante los padres fallidos de su infancia valen los “Padre-Padrone “ que les proporcionan desde la violencia estos nuevos “Amos de la Muerte” que han poblado barriadas enteras. Estos , a su vez , imponen un nuevo Orden que es admirado y temido por estas generaciones a la “intemperie” y que se sienten “nadie”. Están en oferta. Así pasó en todo el mundo donde avanzaron las enfermedades sociales  : los” ni  ni “ son muy necesarios para el crecimiento de las organizaciones criminales.

¿TIERRA PROMETIDA?

De nosotros depende . Como decía Ortega y Gasset mientras recorria nuestro territorio : “ la Argentina es una Promesa permanente, es casi la Tierra Prometida “. De lo contrario el anuncio de la caída de su capital social y humano (tesoro verdadero de los pueblos ) mostrará rasgos de una africanización incipiente. Lo que si sabemos es que si  estos jóvenes siguen drogándose  no hay proyecto de vida posible. Tratarlos es ya un tema masivo y a la vez, y al mismo tiempo,  convocar  a la comunidad por verdaderas Ciudades Preventivas.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR DEL INSTITUTO DE ESTUDIOOS SUPERIORES –GRADIVA- EN ADICCIONES Y PATOLOGIAS DEL DESVALIMIENTO SOCIAL

Compartir