REGALADOS

“.. Cuando consumí  drogas creí llegar al paraíso y hoy estoy en el infierno” (paciente en tratamiento)

No me pareció mejor semblanza de lo que está pasando en vastos sectores de la sociedad con el consumo de drogas que la definición que da el titulo “Regalados” . Un paciente con cultura universitaria que vagaba por las calles mendigando dinero para comprar drogas me lo decía cuando habitaba una plaza:” estamos regalados…” Un adulto que “quema” sus  empresas en la carrera adictiva. Un menor que roba o es “soldadito” de una organización delictiva en las villas o que hace de “mula”  y que recibe paga por eso trabajando en la entrega en bolsas de consorcio de las dosis para toda una población. A veces a él le pagan con más dosis con lo cual es vendedor y  fundamentalmente consumidor. Todo suma para este nuevo Poder desde el “soldadito” o el “mula de una Villa” hasta el consumidor VIP.

Juan era “mula” de una organización de venta de drogas. En realidad su infancia fue crítica: padres consumidores, abusos a familiares menores que tuvo que observar. Abusos que él también cometió por esa Ley tan común en la infancia que el niño repite lo que ve y vive. Al fín crecemos bajo el imperio de Modelos. Algunos valiosos ( o sea con valores  éticos ) y en algunos casos , lamentablemente , sin valores o perversos . Climas de perversión en estas familias. Todo el ordenamiento socio-parental cayó como  por ejemplo el  no al incesto y a  la primacía de la palabra sobre el golpe y la violencia. El cuidado a los niños, base de un desarrollo  sano, quedó suplantado por el uso y el aprovechamiento de los menores. El abandono (forma máxima de Poder Perverso) genera una entrega del niño a otros Poderes que están en la calle.

ESTAMOS ENTREGADOS

Esta entrega familiar en donde el niño es expulsado va unido a una captura de este mismo niño por “Poderes  otros” en una etapa del desarrollo en donde es fundamental la orientación para “habitar” un mundo que desde ya es muy inhóspito. Allí los espera la banda, la esquina , las “paradas” , las transas “ . No hay escuela porque la experiencia de las drogas es contraria al aprendizaje. No hay club deportivo salvo la participación en   las “barras bravas “ .  Este  resulta ser otro fenómeno social de inclusión de vastos sectores con problemas muy serios de organización de la personalidad. Es una inclusión que es exclusión  porque el Imperio de las drogas, la distribución, el consumo y la violencia como los “aprietes”  o “hacerle el aguante a un jefe” forman parte de los signos de pertenencia  de estos grupos. Si sos así  entonces  perteneces .De lo contrario no,  pero la pasión por la pertenencia  es muy fuerte porque  resulta ser  la forma de huir del vacio. Miles de personas que son parte de estas organizaciones huyen del vacío de ser que tienen .  Juan , el paciente de referencia , me decía  luego de haber pasado por la primer etapa de la abstinencia : “.. Estamos vacios de  modelos, de motivación, de la alegría de estar vivos…”.

NUEVO PODER

Así Juan y tantos otros van configurando un “mundo paralelo” ; por un lado el vacio  con la carga de angustia y de nada que los persigue  y del cual intentan huir (la huida es clave en la adicciones ) y por otro lado un “mundo paralelo”  lleno de alucinaciones que los “transas” o “dealers” venden y que nos van sobornando y entregando a los Poderes que sustituyen nuestro Poder Personal . La guía de nuestras conductas queda suplida por una Guía externa  que es un pasaporte a nuestra alienación. El consumidor de drogas y alcohol, así, va perdiendo realidad… ahí se va entregando o “regalando” como decía mi paciente. Ya no puede crear, ser  libre o sea  sublimar (concepto psicoanalítico fundamental)  y ya queda sujeto a una compulsión. La compulsión es el máximo sufrimiento  ya que está obligado a hacer algo  como un imperativo  obsesivo. Debe consumir o consumir. Ya no puede sublimar  o sea ser libre. Está dirigido a una sola meta: consumir. Salir de la compulsión es la tarea artesanal de un tratamiento.  La máxima condena es no poder salir de esto. Desde mi punto de vista son  sinónimos en el campo de las adicciones estos conceptos: “estamos regalados, entregados  y condenados”. Y también “estamos captura dos”. No puede hacer nada por propia iniciativa.

La captura del  sujeto surge desde el momento que pierde la capacidad de elaboración simbólica de la realidad. La capacidad de pensar, de decir que No. Así queda “desnudo”  , es un “nadie”.

La cultura narco y el narco- negocio es una nueva forma de Poder. Los distintos escenarios de los “soldaditos” , las “mulas”, los empresarios que liquidan sus pertenencias por consumir y se abandonan y también lo hacen con sus familias y amistades sanas   , las mujeres que participan en bandas y entregan su cuerpo por las dosis,  etc,  etc son las variadas formas de un Poder que “exprime” al sujeto hasta dejarlo inerme y ya como un desecho reciclable  hasta  que aparezca otro.

El problema de las drogas es también un tema filosófico: la pérdida de la libertad de vastos sectores de la población. Es un tema neurológico también:

1. Hay daños celulares  y cambios químicos en el cerebro inmaduro del adolescente cuando consumen ;

2. Hay una neuropsicología de la libertad cuando predominan los sectores del cerebro de conducción sobre los automáticos  mientras que  en las drogas dominan las regiones cerebrales del llamado cerebro automático quedando afuera el cerebro frontal que es el heredero de las decisiones pensadas y del libre albedrio;

3. Cuando hay una dependencia a las drogas hay alteraciones de los genes que hacen que para estar “normal” hay que consumir por eso tanto el alcohólico como el consumidor dependiente de drogas necesita desde la mañana hacerlo  y si esto no sucede aparecen vidas desoladas  y carentes de motivación y contorneadas por el vacio ;

4. Hay una alteración de los circuitos del placer (dopaminérgicos) ante la exposición continua a las drogas. Necesita cada vez más drogas para restaurar el metabolismo neuronal  ya que de lo contrario hay desolación y apatía.

 El Poder nuevo de estas sociedades subsume en sí una nueva corte de esclavos (sin libertad) porque están cerebralmente programados para consumir y dar dinero a este Poder. ¿ Qué hacer  ante esta muerte que nos sigue y que se propaga epidémicamente?  .Solo una toma de conciencia educativa y gran participación de la comunidad es lo que vale  y centenares centros de Prevención y asistencia en todo el país. Luego seguirán las políticas de seguridad porque este nuevo Poder siempre sube la apuesta.

DR JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR DEL INSTITUTO DE  ESTUDIOS SUPERIORES –GRADIVA- EN ADICCIONES Y PATOLOGIAS DEL DESBVALIMIENTO SOCIAL

Compartir