DROGAS Y BÚSQUEDA DE PADRE.

A Juan lo conozco luego del pasaje por varios centros de acogida de menores del interior del país. Encuentra en uno de esos lugares un Padre (Oscar). En  realidad era un tutor del centro que ve en él un ser “lleno de intemperie” y abandono adoptándolo literalmente. Desde ahí Juan lo llama “papá” .Así arranca el cambio  empezando a estudiar amparado por esta figura protectora; comienza una terapia y deja de consumir sustancias que afectaban y comprometían su desarrollo hacia la adultez. Hoy es uno de los tantos periodistas que pululan por nuestro país.

El Padre biológico  de Juan vive subsumido en las drogas. El abandono de sí fue seguido o era complementario del abandono de Juan. Este vivía en las calles quizás buscando en ese horizonte, bordeando los precipicios de la soledad, un Padre que lo contuviera y que al fin encontró en Oscar. Su madre, mientras tanto, había muerto llevada por  el cáncer y el alcoholismo. Ella con la imagen tierna  de la infancia  lo sostenía entre los  humos y “narigetazos” de la desesperación. Esta, luego de separarse de su padre biológico, se había unido a un joven también adicto y que cayó preso por venta de drogas. Con él tuvo un hijo  que hoy es, repitiendo historias, consumidor de drogas. Este hermano, por parte de la madre, le pide  ayuda a Juan porque lo ve como un modelo de salida y acepta su orientación. En realidad lo ve,  aun siendo un hermano mayor, como un padre ante lo fallido de su padre biológico y que es capaz de orientar y marcar senderos.

La historia de Juan es la historia de la búsqueda y la necesidad de un Padre. El buscando un Padre y su hermano recostándose en su figura y ejemplo ante lo fallido de su verdadero padre. No se puede crecer sin figuras protectoras. Los antiguos latinos la tenían clara; la paternidad es una adopción y máxime cuando falla el padre biológico. Es donar palabra, sentidos. Es una función ética. Cuidemos. Amparemos como lo fue Oscar con Juan y éste con su hermano. Las drogas avanzan cuando hay vacios.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR DE GRADIVA, Comunidad Terapéutica Profesional. Rehabilitación en adicciones.

 

Compartir