Drogas y muerte

Dino ha muerto. No pudo empezar una rehabilitación .Un llamado nocturno luego de un día intenso de trabajo alteran mi descanso nocturno. Sobre mi memoria y mi corazón vuelven imágenes de una entrevista en donde los padres no decidieron colocar límites y avalar un  proceso terapéutico. El paco, la marihuana y el alcohol dejaron sus marcas en un adolescente de 16 años.

Con las drogas en la adolescencia hay cuatro salidas que son en sí mismo “encerronas” si esto no va acompañado  de contención familiar, social y de un proceso de rehabilitación: 1.cárcel, 2.clínicas por deterioros físicos, 3.cementerio y/o 4. cesantías. Son  las 4 “c” del deterioro  humano que llevan a la perdida de la condición de ciudadano y a la muerte civil.

Un tiro al tratar de robar un colectivo cerca de su barrio (V. Soldati) acabó con una vida en ciernes. Familia y vida sana son fundamentales en la adolescencia. Dino vivió con severos problemas  en su hogar. Padre consumidor y golpeador y padres sustitutos también violentos confundieron su vida y la llenaron de resentimiento. Mientras tanto había una mamá  fatigada en la lucha por la vida trabajando y cuidando como podía a una prole numerosa .A su vez aparece  la calle con ofertas de droga y marginalidad. Si hay drogas se abandonan los ciclos de aprendizaje escolar.

También hay un cerebro que tiene como si fueran ventanas de desarrollo en distintas etapas de la vida. Precisamente en la adolescencia es cuando  el deporte, el estudio, el descanso, el amor son estímulos  que ayudan a que tengamos un desarrollo de la conciencia de nosotros mismos, del  pensamiento abstracto  y el aprendizaje de oficios o un estudio bases de un futuro. Si hay alcohol, drogas (paco, marihuana, etc.) todo el desarrollo del sistema nervioso se compromete. Hipotecamos el futuro o podemos terminar como Dino.

Dr. Juan Alberto Yaria

Director general  GRADIVA-Rehabilitación  en adicciones.

Compartir