Dependencia a drogas y libertad.

Las drogas tienen dos efectos sobre nosotros: lesionan partes del organismo (corazón, cerebro por ejemplo) y a esto se lo llama toxicidad  pero además llevan a la pérdida de la libertad  y a esto se lo denomina adictogenicidad (capacidad de generar esclavitud). Lesionan y nos esclavizan.

La adolescencia es la edad más crítica en relación a esta cuestión. Jorge es un ejemplo ya que comenzó a los 13 años a consumir estupefacientes. Infancia en crisis con trastornos de comportamiento escolares. Los padres estaban en pleno desarrollo empresarial. Creció solo. Los muchachos del barrio lo estaban esperando con los mismos problemas no resueltos de abandono infantil pero con un “porro” y alcohol en la mano.  En pocos años se fue transformando en un dependiente a sustancias. Agregó a su problema de drogas un trastorno mental de tipo psiquiátrico.

Abandona los estudios secundarios. No puede estudiar porque donde hay drogas no hay aprendizaje posible. Se va progresivamente marginando. No solo deterioró su cerebro (efectos tóxicos) sino que perdió su libertad; se convirtió en esclavo de  las sustancias (efecto adictivo).

Hay una Ley que necesitamos respetar: a menor edad de iniciación en el consumo de estupefacientes mayor será la posibilidad de desarrollar problemas de drogas. Esto quiere decir más lesiones en un organismo muy vulnerable porque está en plena maduración y más esclavitud lamentablemente conseguida. La identidad que se consolida en la adolescencia (definir la sexualidad, separarse de los padres, consolidar un proyecto de trabajo, estudio y vocacional) queda severamente comprometida.

En los adolescentes el daño a la libertad y al organismo es concomitante con un sistema nervioso que no han terminado de desarrollarse los centros cerebrales de control de los impulsos. Ayudar a un chico con problemas desde la infancia  y que empezó a usar drogas es ponerlo en contacto con especialistas. Padres consultemos.

 

Dr. Juan Alberto Yaria

Director General Gradiva- Rehabilitación en Adicciones

Compartir