Narco-Cultura

“La masacre en el Estado de Guerrero, México (copado por narcos), dejó 43 estudiantes asesinados, junto con otras muertes previas a esa matanza, horrorizando a México y el Mundo”. (Univision 6 Octubre)


Esta masacre es productora y reproductora de terror e impunidad y donde gobierno y narcotráfico funcionan en torno al mismo fin: la máxima reproducción del capital en el menor tiempo posible y a cualquier precio. México parece ser la cruel cara de una cultura narco. Fueron incendiados decenas de estudiantes en una asociación entre el poder, la policía y los grupos de venta de drogas que manejan gran parte del Estado y enterrados en fosas clandestinas. El cartel “Guerreros Unidos” dirige la vida de este este Estado y utiliza a la policía municipal que cuando lleva el uniforme hace de policía y cuando se viste de civil trabaja de narco (fuentes de la zona y de grupos profesionales).

La narco–cultura es la sociedad en donde no hay sujetos y en la comunidad se vacía la noción de Ley .Sociedad sin sujetos en donde, también, se vacía la subjetividad de muchos y predomina el discurso del odio .Los sujetos vaciados de identidad son solo objetos. Los otros son enemigos a los cuales hay que eliminar. Eliminar de un negocio, de un territorio, de la visión. Los sistemas sociales se transforman, entonces, en campos de exterminio.

El Amo de cada tribu o clan (barra brava por ejemplo) transforma a los demás en “nadies” que solo deben obedecer mandatos que surgen del arbitrio de la omnipotencia. Los individuos tienen el estatuto de “nadies” que responden al otro omnipotente alejado de la ley.

Me estremecen ciertas situaciones como las que se viven en México y esto que parece lejano me acerca a sucesos diarios en donde la vía pública se halla asaltada por grupos rivales que se eliminan hasta la muerte como lo sucedido en Dock Sud con simpatizantes del club San Telmo y en el club Ituzaingo entre los propios simpatizantes (violencia en donde el enemigo está al lado y no enfrente).

Para los “barras bravas” el que no pertenece al propio clan o tribu es solo por ello el enemigo .Es urgente entonces eliminarlo porque es el reflejo simétrico del propio odio.

El dolor nos debería acercar como lo decía el maestro en Filosofía Guillermo Maci: “…la catástrofe aproxima a los hombres”. Por lo menos la catástrofe nos debería ayudar a recapturar la idea de una sociedad toda no dividida por clanes o tribus y bajo el amparo de la ley que nos englobe. En estos grupos no hay una representación de la sociedad total como universal de la Ley. Al haberse cancelado en estos grupos la Ley solo operan mandatos y consignas quedando al desnudo el peor despotismo.

Así sin Ley que convoque a todos reina la muerte como amo y esto es lo que observamos en México y que puede ser un espectro amenazante sobre nosotros mismos.

Los “Nadies” se reclutan

La cultura narco para su desarrollo recluta gente. Son los “nadies” que pululan en los barrios. Seres “regalados” y con duros déficits de identidad. Ahí funciona el principio de la obediencia automática. El consumo de drogas también hará su papel. La droga en los pasillos de las villas disciplina, en las esquinas, en los quinchos de los clubs y en sitios también privilegiados y VIPS. El cerebro y todo el sistema nerviosos demanda sustancias y las estructuras más arcaicas (reptilianas y mamíferas) toman el control sobre los centros más evolucionados de la persona. El que posee la “bolsa” (sustancias) manda.

Los jóvenes con déficits de escolarización, abandonados por sus padres o con duros problemas familiares son los primeros en formar esta especie de “Legión Extranjera” de estos grupos que atentan contra la civilización y la cultura del lenguaje, las palabras y el amor

Al rescate

El rescate frente a la cultura narco es apelar a lo mejor de nuestro capital social (red de instituciones de la Palabra y la Ley) y de nuestro capital humano (redes de familias y escuelas). La prevención activa de la droga es el mejor reservorio frente a las leyes narcos que inauguró Pablo Escobar: “…plata o plomo”. Activar los sistemas inmunológicos culturales desde la cultura dela Ley y el Amor a la vida parecen necesarios para evitar la catástrofe de la cual nos hablaba Maci y que no se transforme en tragedia como en México.

Dr. Juan Alberto Yaria
Director General GRADIVA-Rehabilitación en Adicciones.

Compartir