En defensa de nuestro cerebro y drogas

Jorge consume desde los 12 años .Hoy a los 16 años estamos tratando, con su ayuda, de reconstruir su vida. Sobre esto una experta mundial en estudios del sistema nervioso me decía hace poco tiempo en Estocolmo:”…ayudemos a defender nuestro cerebro del consumo de drogas” (Berta Madras).

Estructuras cerebrales muy complejas que tardaron millones de años en consolidarse se destruyen desde el uso de tóxicos. El lóbulo frontal (última adquisición filogenética) queda deteriorado y con ello nuestras capacidades cognitivas, el pensamiento, la voluntad y nuestra capacidad para planificar prospectivas. Nos quedamos solo en el aquí y ahora. Perdemos perspectiva y referencias.

El paco, el alcohol, la nafta y otras drogas destrozaron en Jorge su desarrollo psicológico, físico e incluso de sus capacidades escolares. Los estudios neurológicos nos muestran un cerebro en franco deterioro y envejecido.

¿Cómo funciona un cerebro en deterioro? Solo trabaja desde los automatismos reflejos o instintivos. Se degradó. Su capacidad de pensar queda progresivamente deteriorada. El gerente del cerebro es su lóbulo frontal. En él está toda la historia de la humanidad y su proyecto futuro de un mundo más humano. Vamos, desde el uso de drogas, necesariamente destruyendo ese plus diferencial que nos separa de los simios representados por miles de millones de neuronas que interactúan química y eléctricamente como una verdadera orquesta sinfónica y que son la base de poder ser  humano.

Nos preguntamos entonces ¿adónde quedó ese ser libre? El gran neurocientífico Goldberg (USA) nos dice sobre esto: “se transforman en perros, lo que está fuera de la vista está fuera de la mente». Ayudemos a nuestros hijos a que no se pongan en contacto con las drogas y el alcohol.

Jorge lo está haciendo y recuperando su humanidad.

Juan Alberto Yaria

 Director General GRADIVA-Rehabilitación en Adicciones.

 

Compartir