Avance de la Marginalidad

“…cada ciudad está separada en varias ciudades fortificadas y separadas; ¿feudos o ciudades?; Hay una ley social y formal y otra que depende de los poderes de cada feudo” Ciudades Preventivas – Autores: M. Marchioni (Italia) y J .A. Yaría (Argentina)

Las ciudades de hoy no pueden ser entendidas sin nuevos actores; uno de ellos es el narcotráfico que opera barrio por barrio. Al lado de esto está lo multi-étnico y los fenómenos masivos de migración desde el interior. Por eso el Prof. García Canclini definió a la ciudad de hoy como un palimpsesto o sea como un jeroglífico en donde viven distintos lenguajes. La venta al menudeo de drogas se da la mano con la gente que vive en la calle y al mismo tiempo coches lujosos surten el paisaje en donde lo triste se une a lo pomposo de las ciudades más sofisticadas. Puerto Madero al lado de sus villas laterales. Esto parece ser sí en ciertas circunstancias sociales críticas.

EL MEDICO Y SUS DRAMAS

Desde hace varios años alertamos sobre las dificultades de la acción del arte de curar en medio de la epidemia de drogas. En su momento mostramos lo que sucede en las guardias de los hospitales de la Ciudad de buenos Aires y del Conurbano en relación a la seguridad del personal. También mencionamos la tarea realmente heroica de las ambulancias del SAME en la entrada a ciertos barrios periféricos que prácticamente quedan al margen de los cuidados médicos ya que es imposible entrar ahí.

Los “dealers” se convierten en guardianes del territorio y de esta manera es muy difícil trabajar. A todo esto hay que agregar la dilución del papel simbólico del médico en casi todos los sectores de la sociedad. El guardapolvo blanco o la chaquetilla ya no generan el mismo respeto y significado que antes. Esta dilución del papel de este profesional es paralela a la crisis del maestro, el político, y en general de todo aquel que representaba antes una referencia ética indudable, o sea fuera de toda duda. Sus palabras ya no son tan escuchadas. E incluso la violencia es el primer mensaje ante ellos. Ya no se espera la palabra de estos representantes. Se los anticipa con una orden de lo que tienen que hacer…ya. Todo en tiempo real. El paciente o la mama de un alumno invierten los roles de autoridad y mandan… al mejor estilo del violento que no puede escuchar.

El hospital Piñero se convirtió un un campo de batalla entre bandas. Un enfrentamiento entre bandas que se disputan territorios en la villa 1-11-14 del Bajo Flores dejó dos muertos. Mientras tanto dos heridos que llegaron con familiares que exigían, a punta de pistola, la salvación de los mismos al equipo médico al mejor estilo de las series colombiana de Pablo Escobar Gaviria o del Señor de los Cielos. 70 personas invadieron la guardia y las acciones dispararon más de 100 tiros en la sala de espera del hospital. Los proyectiles pasaron cerca de los tubos de oxigeno pudiendo generarse una explosión de características aún más trágicas. Un grupo de cirujanos tuvo que refugiarse en un baño como protección para su vida. La evacuación de los médicos del SAME se tuvo que hacer a través de la gendarmería.

A su vez los médicos de 78 hospitales bonaerenses permanecen en alerta provincial por el aumento de los casos de violencia en las salas de guardia.

Mientras tanto un grupo de jueces y fiscales de Rosario pide protección por la intimidación de grupos de narcotraficantes denunciando que los testigos corren peligro cuando van a declarar. Los cómplices parecen tener protección mafiosa y, paradójicamente, los testigos de la ley no.

Así la Ley que como unión de una comunidad y de sus propósitos es un referente simbólico y cultural que está más allá de cada uno de nosotros protegiéndonos de la barbarie nos muestra, entonces, sus fallas. La transgresión de la ley o la veda de la misma representan la vuelta de la barbarie. Heidegger dirá es “cuando los mundos se evaporan” o el filósofo Hobbes cuando “el hombre es el lobo para el hombre”. La veda de la ley nos muestra el derrumbe del mundo y la emergencia de lo in-mundo.

En nosotros hay una pasión por la veda de la Ley (todo vale y el poder lo marco desde el golpe brutal) desde mi Ego como Ley única.

LA CAIDA DEL MEDICO

Esto lo menciona el último informe de la Sociedad Argentina de Pediatría leído en un marco simbólico altamente significativo como lo es UNICEF. El 47% de los pediatras se sienten inseguros en su lugar de trabajo. Hay mucho maltrato verbal y agresión física. La sala de espera no es tan de espera… es de impulsividad y violencia. Es también significativo que la denuncia surja de los pediatras. Me pregunto ¿cuál es el papel del niño en nuestra sociedad? Si el que cuida el desarrollo de nuestros hijos y nietos es tratado así; entonces ¿cómo nosotros tratamos, precisamente, a nuestros hijos y nietos el niño es espectador de la violencia? ; ¿será así siempre y, por supuesto, en la casa también?

La causa de los niños es la causa del lenguaje. No la de la violencia. Al niño desde pequeño se le “graban” estos mensajes destructivos y máxime dirigidos a la persona del médico pediatra. Desde pequeño se va diluyendo y deteriorando la función simbólica de un cuidador fundamental de la vida como lo es el medico de niños. Así se va creando la simiente de la desconfianza, primer señal de la sordera a la escucha de figuras de autoridad y de referencia simbólica.

EL MEDICO BUSCADO COMO “DEALER”

En muchas guardias los médicos y enfermeros son buscados para que se les suministren “pasta” o sea psicofármacos. Habitualmente los psicofármacos se unen a las drogas estimulantes para facilitar un “viaje “determinado a ciertos circuitos alucinatorios o de huida de la realidad. Bajar el efecto del” paco” es clave muchos adictos y las “pastas “cumplen también este papel. El botiquín de medicamentos es un tesoro fundamental a ser encontrado de cualquier forma en los recovecos de los consultorios ya que ahí hay, también, “pastas”, y sucedáneos delos opiáceos analgésicos. Dramas del vivir de hoy.

Desde siempre la receta del médico es un elemento fundamental para un adicto. Las guardias son elementos claves para la demanda de químicos. Se inventan enfermedades para conseguir ciertos medicamentos. El farmacéutico también lo es y amenazado o perverso (muchos venden sigilosamente psicofármacos a los consumidores) es buscado. Para el adicto el médico y el farmacéutico son referencias. En realidad para el consumidor el “dealer” es el eje de su vida. Está en distintos lugares de los barrios o la ciudad. Pero cuando “el bajón “y la “fisura” (términos del argot de la calle) duelen bien vale el médico o la farmacia del barrio. La abstinencia es la base de la adicción. Desde ahí surge la violencia o la voracidad oral de meterse adentro lo que calme. Ahí no hay sala de espera… todo es impulso…todo es ya.

Estamos en tiempos de epidemia de adicciones. Las “grietas” aparecen, también, en las ciudades.

Juan Alberto Yaria
Director General GRADIVA-Rehabilitación en Adicciones.

Compartir