Unirnos a los padres para ayudar en la recuperación.

Joaquín me ve en mi consulta teniendo 17 años .Consumía desde los 12 años. La lista de drogas superaban cualquier tratado de droga-dependencia: marihuana, alucinógenos como el LSD, éxtasis, cocaína, sumados a todo esto el alcohol. Nafta y poxiram acompañaban estos cocteles.  Por supuesto que no pudo estudiar .Repitió cuatro veces de grado. Ninguna experiencia laboral. Gran jugador de fútbol pero malogrado por su dependencia a los estupefacientes. Todo esto va seguido de problemas legales y ya una cadena de comisarías de pueblos del interior lo van cobijando y generando ya una carrera hacia la cronicidad y el deterioro.

Cuando me pasan estas cosas en mi consultorio me pregunto muchas cosas y no puedo salir de mi asombro .Cinco años de un derrotero hacia la frustración existencial.  Siempre pienso ¿Dónde estaban los padres? Ayudarlos a ellos es una tarea clave para que el chico pueda rescatarse.

A veces pasa como en estos casos que hubo una separación cruenta  entre ellos. Ahí el chico queda paradójicamente olvidado o es una pieza de cambio del conflicto entre ellos. La calle fue el refugio. Ahí solo pudo aprender lo negativo.

Hoy está recuperado luego de dos años de trabajo intenso. Apoyar a los padres fue fundamental que estaban embargados por la culpa. Bajar estos sentimientos negativos fue fundamental. Unirlos para ayudar a su hijo. Formamos con ellos un frente común para ayudar a Joaquín a crecer. En la primera etapa de una rehabilitación eso es clave. La abstinencia, la impulsividad, las ganas de volver a lo anterior y la falta de registro de lo que le sucede tienen que ser enfrentadas con un grupo de padres unidos al equipo médico. Luego en una segunda etapa el joven ya adherido a un tratamiento colabora específicamente en su recuperación. Estudio con nosotros, aprendió un oficio. Hoy anda por la vida sembrando proyectos y destino. Prevenir precozmente es una tarea social así como apoyar a los padres en la tarea de educar para la salud y la calidad de vida.

Juan Alberto Yaria

Director General GRADIVA-Rehabilitación en Adicciones.

Compartir