Alcoholismo: No sentirse derrotado.

Juan me sorprende .Hace años me viene a ver traído en silla de ruedas .Su vida fue una lucha imposible contra el alcohol…sí contra el alcohol. Había quedado en varias oportunidades impotente para enfrentar esa dependencia. Descontrol, compulsión o sea obsesión por el alcohol o impulsión con descarga de actos para ir a la botella y fundirse con ella. Choques, golpes, diabetes, problemas cardíacos culminan en una saga criminosa contra él mismo y la silla de ruedas es un testimonio. Parecía verdad en él el tango «Desencuentro”: «…si hasta  Dios está lejano”. Todo parecía ser como dice ese tango «en el fracaso ni el tiro del final  te va a salir».

Pero en Juan surge la esperanza de un cambio .Comienza un tratamiento traído por un remise que le da la Obra Social. Todos los días concurre y se va alejando de su compulsión. Siempre hay una posibilidad de reaccionar y de darse y merecer otro tipo de vida. Esa esperanza en Juan parecía unirse al rechazo a la situación intolerable que estaba viviendo con el resto de vitalidad que aún le quedaba. Es la esperanza del enfermo lo que posibilita la salud que quería construir con nosotros.

Siempre me pregunté porque a los 60 años aparecía esa esperanza de un cambio justamente cuando estaba ya al borde del precipicio de la desesperación y de la entrega a la muerte .Es un misterio …es que la esperanza es un misterio . En lugar de pensar en su edad como cierre de un ciclo de vida en realidad trabajamos como la apertura de una nueva vida. La vida para Juan hoy no era un cautiverio del cual no podía salir y así comenzó a brillar esa luz que es el hogar mismo de la esperanza de un cambio. No se declaró derrotado ya que derrotarse es en el fondo renunciar a ser uno mismo. Los últimos años de Juan fueron plenos no solo porque se rehabilitó del alcoholismo sino porque encontró un sentido en su vida .Durante meses ayudó a otros compañeros para que no sucumban a la desesperanza .Su testimonio desde una silla de ruedas era un ejemplo.

Juan Alberto Yaria

Director General GRADIVA-Rehabilitación en Adicciones.  

Compartir