Lo claro y lo oscuro en drogas.

Clara es una joven de 14 años. Luego de una crisis de violencia con consumo de drogas empiezo a atenderla .No podía parar de consumir. Descontrol, ideas compulsivas de conseguir la droga e impulsiones para hacerla no midiendo riesgos eran algo característico en ella. Formaba parte de una familia de clase media de un barrio de la periferia  de la ciudad y ya  había ya abandonado  la escuela secundaria. Es que donde hay consumo voraz de drogas al dañarse la capacidad de aprendizaje  no puede haber estudio posible y de recibir  conocimientos.

Me relata con dolor como en plena carrera adictiva intercepta en una calle cerca de su escuela a una señora de edad  y le hace creer a esta mujer asustada imita que tiene  “un fierro” y le roba 100 pesos. Para la sustancia “bastaba”…me dice y al mismo tiempo llorando me comenta “podía haber sido mi abuela”. No se reconoce en lo que hizo y en su arrepentimiento se da cuenta de su enfermedad.

En los jóvenes hay una máxima vulnerabilidad al consumo de sustancias .El sistema nervioso no está plenamente desarrollado hasta los 25 años  y se van dañando estructuras claves para el desarrollo como lo es el lóbulo frontal (eje de la planificación de la conducta y del pensamiento).

Las drogas en la adolescencia y máxime con otros factores de riesgo como pueden ser familias devastadas y/o proximidad con centros de venta generan 4 alteraciones: a. cognitivas: memoria y aprendizaje; b. conductuales: impulsividad y perdida de la noción de riesgo y consecuencias como pasó en Clara ya que no hay posibilidad de inhibir comportamientos ; c. emocionales: abulia, apatía , desgano o en su contrario hipercinesia y motricidad absolutamente improductiva; d. trastornos en la motivación que es el motor de nuestras vidas y proyectos y en Clara ya perdido el estudio lo único que parecía interesarle era la dosis.

Hoy luego de un año de trabajo intenso con la familia y sin consumo de sustancias se ha recuperado un joven para la sociedad y estamos sanando “llagas” en la propia familia y en sus funciones como padres. Pasó de la oscuridad a lo claro de la vida…ya sin sustancias que la dañaran.

Juan Alberto Yaria
Director General GRADIVA-Rehabilitación en Adicciones.

Compartir