Un extravió en las drogas y su retorno a la vida.

Conozco a Oscar, hace años,  había perdido toda referencia de sí;    desorientado vagaba por la ciudad buscando dosis para saciar su abstinencia. Llega traído por una  intervención judicial  ya que de lo contrario su vida corría riesgos. Había sido un gran atleta que  dedicando horas de gimnasio para tratar de  moldear su cuerpo  pero, a la vez,  era muy vulnerable en su vida interior. Cuerpo fuerte  pero intimidad extraviada. Alcohol desde la adolescencia  y todo tipo de drogas para vivir fines de semana intensos. Luego ya consume en la semana. Al final se transforma en un dependiente en donde todos los días tiene que tener una cierta cantidad para consumir.

Pasaron años y me lo encuentro ya  restaurada su dignidad de persona y ampliando proyectos vitales. Me trae unos escritos que resumen agradecidamente lo que  hizo en su rehabilitación en la comunidad terapéutica  y que muestro a todos como ejemplo de una resurrección personal:

“la rehabilitación es la condición necesaria para poder estar bien con vos…no hay rehabilitación sin reconciliarse con uno mismo…reconciliarse es aceptar y aprender del pasado… fui presa del resentimiento que es una sensación que no da respiro ni un momento…es una mochila que nos aplasta…si nos quedamos atado a eso nos trabamos… y siempre todos son excusas”.

Dejar las drogas es una cosa…rehabilitarse es otra. Los grupos de Alcohólicos Anónimos dicen que es fácil (aunque la decisión lleve tiempo y muchas pérdidas) “tapar la botella; pero lo más difícil es analizar los defectos y trastornos de carácter que llevaron a estos trastornos. En eso se juega la decisión de cambiar o no.

Oscar participó en la comunidad terapéutica en todo su plan de grupos y de terapias personales y familiares a la vez  se atrevió a ver sus dificultades personales , a replantearse amistades ligadas desde hacía mucho tiempo al consumo y a plantearse un futuro con cuidados y sin sustancias.

Hoy anda por la vida con un proyecto auténtico. El extraviado que vagaba por la ciudad hoy posee el principal capital que es su sí mismo.

Juan Alberto Yaria
Director General GRADIVA-Rehabilitación en Adicciones.

Compartir