Cuatro muertos y varios en coma

La noticia es cruel, nos deja mudos y tiesos pero es un borde de la realidad. Cuatro jóvenes murieron en una fiesta electrónica privada en la zona de Costa Salguero este viernes a la noche. El parte médico del SAME dice que además de los muertos hay cinco jóvenes con asistencia respiratoria mecánica. Todo había sido armado para disimular lo siniestro: ambulancia privada con médicos prestos para actuar y llevarlos a lugares públicos como si vinieran de otro lado. Treta perversa que tienen los organizadores de fiestas privadas y que  solo sirve cuando el límite está dentro del drama  (mareos, desmayos, confusiones leves) pero ya no da resultados cuando hay una tragedia. Nuestra vida transcurre entre el drama y la tragedia. Acá (en las fiestas electrónicas) la tragedia es buscada para ser desafiada. El muerto implica terminar con el disimulo y darle nombre a lo que ya no tiene retorno.  Todo fracasó; los muertos en el campo hablaban y entonces tiene que intervenir el Estado a través del SAME.

La Time Warp importada de Alemania versión argentina con multitud de disc-jockey y música electrónica culminó con una tragedia. Precisamente Time Warp quiere decir Túnel del Tiempo. Entramos ahí a un túnel. Los túneles son oscuros y quizás necesitemos recordar a Platón cuando en el mito de las cavernas nos enseña que ahí reina la oscuridad y que por fuera se ve una luz que es la luz de la Verdad y de la realidad. Time Ward propone a muchos vivir en el mundo de las cavernas. Pero hoy no son tiempos de Platón ya que eso parece viejo y lleno de moho .Hoy son tiempos en donde con metáforas de la Ley débiles y casi inaudibles el marketing y los túneles de las drogas parecen desafiar todo con sus parafernalias cautivantes.

NUEVOS CAMPOS DE CONCENTRACION

Son ritos nuevos de diversión comercializados y mundializados  con un gran marketing y sazonados por los distribuidores de sustancias con mucho éxtasis y ácidos lisérgicos, el agua abunda pero el cuerpo no resiste tanta manipulación. El cerebro no está hecho para ser manipulado químicamente aunque parece ser que  desde Pablo Escobar comprendimos que sí se puede desafiar las leyes de la naturaleza y de esa maravillosa de construcción que el sistema nervioso. La sociedad con su marketing y la cadena de venta te enseña desde que somos pequeños que sí se  puede. La palabra educativa y familiar es débil, es una metáfora anémica y triunfa ese discurso poderoso de imágenes y omnipotencia que te vende la droga produciendo “flash” que nos capturan y nos meten en un campo de concentración el cual nos podemos salir. Podemos decir que Costa Salguero en los pabellones 2,3 y 5 era un “campo de concentración”. La droga nos incorpora a un “campo de concentración” con “alambrados” imaginarios de los cuales no podemos salir.

Los portales de noticias nos anuncian que todo se “descontroló”. La compulsión adictiva tiene como uno de sus arietes y componentes el descontrol .En muchas personas vulnerables a la manipulación química cerebral de las sustancias las consecuencias de las acciones no son previsibles. Inflar artificialmente  de dopamina (neurotransmisor que tiene que ver con el placer) una y otra vez con éxtasis, cocaína y ácidos lisérgicos (artículos necesarios en estas llamadas fiestas) tiene sus correlatos: pérdida de sentido de realidad, vigencia de la alucinación por sobre el juicio de realidad, excitación por sobre un placer medido. Se busca siempre el más allá del placer, de la percepción, de los sentidos y de ahí a la locura y la muerte hay solo un paso.  Entonces el SAME  habla y del Dr. Crescenti (Director del SAME)  da el parte de lo absurdo. No anuncia el nacimiento como lo hace un médico sino que anuncia lo que no tiene retorno; el absurdo de una muerte sin sentido.

EL PARAISO PERDIDO

Las drogas son vendidas como la posibilidad de un “más allá “. Recuerdo cuando un paciente en silla de ruedas me decía que cuando probó cocaína creía haber descubierto el Paraíso en la Tierra. Quedó sometido a ese “flash”. La memoria adictiva es cruel y somete  y la motivación queda sobornada. Es una enfermedad que se va apoderando en donde la memoria y la motivación son embargadas. Mientras tanto perdemos la capacidad de aprender y tomar decisiones.

Cuatro gigantes de la vida se van perdiendo, y entonces, se extravían y alienan: memoria, motivación, aprendizaje y capacidad de tomar decisiones. Al avanzar el “bombeo “artificial de dopamina caen las estructuras más evolucionadas del sistema nervioso y quedamos a merced de la vida más primitiva que también tiene su sede en cerebro. El cerebro tiene tres caras: la “reptiliana” (que nos acerca a los hermanos reptiles en la escala biológica) mediante la cual respiramos y sobrevivimos, la mamífera que tiene que ver con los sentidos y el placer y la propiamente humana que es la superación en la escala filogenética de los monos y  que permite los evolucionado como ser el registro del otro y de nosotros mismos, la empatía, el freno de los impulsos destructivos y la posibilidad de ser libres. En suma la humanización. El anuncio del Dr. Crescenti parece ser  la denuncia de la deshumanización.

Seguramente muchos de esos cuatro muertos esperaron con ansias esa megafiesta privada “Time Warp”; entrar ahí era como  ser un ciudadano del mundo porque eso se replica en varios países. Ahí está nuestra carta de ciudadanos del mundo. Time Warp es una demostración del Tierra Patria que somos. Delirios de la post-modernidad vacía en donde el rito es una danza para la muerte.

Mientras esto pasa recuerdo a un paciente que desde la desesperación trata   que su vida no culmine en una tragedia. Es un  empresario joven que ve su vida troncharse porque la compulsión a consumir es muy grande. Su madre se apartó, su padre siempre estuvo ausente (metáforas y discurso débil otra vez), su mujer con su hijo de pocos meses le anuncia que lo va a dejar. El sentido del vivir le dice –como último intento que debe dejar- pero su empresa y sus socios –todos consumidores – lo llama al descontrol. Su vida así es un infierno .Viene a mí para que lo ayude (como figura paterna sustitutiva) y  lo libere de ese “campo de concentración” que fue construyendo desde los |15 años teniendo hoy 39. Llora frente a mí. Lo acompaño en su dolor ya que   no puede salir del lugar donde él mismo se metió. Le pido que acepte mi compañía y los límites que le va a imponer el vivir y tener la dignidad de un cementerio en la edad de la vejez y poder educar a su hijo. Acepta y hoy es un empresario sano y un padre y amante feliz.

El túnel del tiempo en su versión electrónica parece ser la cara siniestra del tiempo. Somos Tiempo pero el problema es que hacemos con el Tiempo y que sentido le damos .Esto es asunto de creencias firmes y de filosofía de la vida; pero seguramente no de drogas.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

Compartir