AYAHUASCA

“ayahuasca” significa ‘soga de los espíritus’

 

Tiempos de ayahuasca que por su etimología; de acuerdo a la cosmovisión de los pueblos nativos del Amazonia; es “aya” (espíritu, muerto) y “waska” ‘(soga, cuerda’).  La ayahuasca sería la soga que permite que el espíritu salga del cuerpo sin que este muera. En tiempos de electrónica y de ansiedad vertiginosa surge en San Francisco (Silicon Valley) y en Brooklyn y Manhattan la llamada “era de Kale” en donde la búsqueda de la superación de la percepción de los sentidos y las posibilidades de la conciencia incluso con ayuda de un tercero (grupo, analista, diversas técnicas de psicoterapia) están devaluadas. Volvamos al mundo de la sabiduría indígena de las plantas. Basta de relatos con otro u otros en una terapia. También aquí pasamos por algo parecido y hay en las consultas (no solamente por hechos públicos) en donde los alucinógenos y el ayahuasca tiene su “tour” con chamanes locales o amazónicos.

Volvamos a la química ya que ha caído el lenguaje como medio de comunicación. En plena era digital se anuncia la crisis de este mismo mundo. Superemos toda barrera con la química y las plantas .Volvamos a las plantas alucinógenas; no queremos drogas sintéticas (éxtasis por ejemplo) .Basta de cocaína que surge en los 80 como mimetización con un mundo veloz y cada vez más exigente. Es la cultura amazónica la que nos salvará .Basta de analistas, de consejeros, padres, cae el lenguaje. Contratemos chamanes en las grandes ciudades capitalistas o vayamos a los refugios en la Amazonia a buscarlos. Volvamos la cultura ritual de amor a la naturaleza en donde los dioses vegetales nos darán el sentido cósmico y “oceánico” (sensación de plenitud característica del yo primario del lactante antes de la separación psicológica respecto de la madre según enseñara Freud) de la vida. Ampliemos nuestra conciencia con “pócimas” preparadas por chamanes o “curanderos” del alma. Pero en realidad es volver a un mundo previo a la separación de la madre en donde lo oceánico y la fusión serán luego dañados por la separación de ella y el contacto con la realidad. Queremos volver a la infancia.

En nuestro país empieza a ser una costumbre el viaje ritual a la Amazonia o buscar “chamanes” locales que les muestren la biblioteca mística de todo el “conocimiento humano y cósmico”. Por eso aparecen pacientes por doquier con experiencias alucinógenas que culminan en psiquiátricos o en comunidades terapéuticas de patología dual (adicción y trastornos psiquiátricos). Todo esto se oculta como un “mal viaje” o como que no estuvieron adecuadamente preparados.

LOS PRECURSORES

W. Blake (1757-1827) enseñaba como uno de los mentores de esta corriente de uso de

Alucinógenos: “si las puertas de la percepción se purificaran todo se le aparecería al hombre como es, infinito.”  A.Huxley (1894-1963), padre de todo este movimiento busca en los alucinógenos superar los filtros de la percepción. Le sigue T.O”Leary que fue un gran líder en USA como difusor de la cultura psicodélica. Llegó a formar una religión con la siguiente consigna:”  “Turn on, tune in, drop out”; “enciéndase, sintonizese y abandónese”. Viaje espiritual a los confines del mundo. La consigna era ampliar los 7 niveles de conciencia que él describía y que los alucinógenos meramente actúan como “una llave química que abre la mente, libera el sistema nervioso de sus patrones ordinarios y estructuras”. Fue un personaje polémico, varias veces apresado por Nixon e incluso compitió por la gobernación de San Francisco con Ronald Reagan y John Lennon y Yoko Ono le hicieron el jingle de propaganda (1969).

 El otro personaje central en la cultura psicodélica que ahora se ha reciclado es Terence Mackenna que el mismo día que el Apolo 14 posaba en la Luna partía hacia la Amazonia (1971) parta hacia el encuentro de la sabiduría de las plantas. Mientras se conquistaba la Luna el filósofo Mc Kenna quería superar este mundo hostil y viajaba hacia el autoconocimiento. Reconoce que en la selva entre chamanes perdió el “consenso” (forma de hablar de la pérdida del sentido de realidad) pero ese era el precio por pagar. Buscaba plantas “visionarias” y fue el principal propulsor de la Ayahuasca que ahora retorna en pleno mundo tecnológico en la llamada “era de Kale”. Murió en el 2000 a los 53 años de cáncer cerebral y el acusó a la eclosión de esta enfermedad a la marihuana que fumó permanentemente durante 35 años.

LOS PACIENTES

Recuerdo cuatro experiencias que me marcaron profesionalmente en Gradiva. En la primera en 1973 el primer paciente que atendía había tenido un brote psicótico en una experiencia de uso de alucinógenos en un entorno terapéutico. En esa época tenía mucho prestigio un psiquiatra que realizaba esta experiencia e incluso muchos médicos y psicólogos concurrían. Luego el Ministerio de la Salud de la Nación prohibió esas experiencias terapéuticas. Nuestro paciente llega con un brote esquizofrénico que nunca pudo ser dominado y finalmente en su casa se suicidó. La segunda experiencia en mi registro fue en 1980 con un joven que había ido al desierto mejicano lleno de alucinógenos y nunca pudo salir de ese laberinto delirante y finalmente se suicidó en otro país. Una paciente necesitó 9 meses de internación con un gran experto en psiquiatría ya que había ido a campos de Catamarca en donde crecen naturalmente alucinógenos .Todavía hoy escucho sus gritos de abstinencia . Cambió su vida y hoy es una artista reconocida. Y por último lo más doloroso es un paciente brillante y genial como persona y fotógrafo ganador de premios internacionales que en su mejoría me regaló una fotografía maravillosa que es un cuadro que hoy preside mi consultorio y que no dejo de recordarlo todos los días. No pudimos seguir atendiéndolo y volvió a Perú al contacto con “chamanes” y murió sin auxilio entre alucinaciones y delirios con cortes en todo el cuerpo y sin sentir la pérdida de sangre.

Sinceramente no recomiendo estas experiencias de ampliación química de la conciencia. El pasaje a la locura está ahí y a veces “sin viaje de vuelta”.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

Compartir