Duelos III

Duelos (III)

Default Humanístico

“.. a las masas se las puede dirigir a condición de que se les haga creer que son ellas las que dirigen “

K. Jaspers. Obras Completas

Condición masiva la del consumo de drogas y alcohol hoy. Cegada y ocultada la autoestrucción que se genera por el consumo de drogas a través de fenómenos sociales de aceptación social que parecen provocados en parte por el mismo alto consumo y al mismo tiempo dirigida por representaciones sociales de permisividad y banalidad de los daños por el mismo mercado de las sustancias por medio de estrategias publicitarias. Estrategias que apuntan precisamente a lo que nos enseña Jaspers : sos libre si lo hacés (sofisma que elude toda la tarea de disciplinamiento social para que esto ocurra). Destruídos y negados los daños solo resta ese acto liberador y fundante que implica rebelarse al mundo “careta”. Quizás nunca en la historia de la Humanidad la ruptura iconoclasta del mundo de nuestros padres y abuelos fuera tan fácil. Una pitada o un “nariguetazo” parecen tener la fuerza de la toma del Palacio de Octubre. Con esa fuerza y convicción fanática se discute en los “palacetes” mediáticos la necesidad de liberar al ser humano de sus esclavitudes a través del mundo del consumo. Perdón , señores . Nosotros tratamos esclavos. Justo al revés. En realidad tratamos a los que se la “creyeron” .En el fondo solo basta con “crear” creencias , repetirlas mil veces hasta el cansancio que al final se lograrà que creamos y al mismo tiempo el mayor triunfo es que esto surge como una decisión libre .

SE LA CREYO

Jorge es uno de los que se la creyó. Hoy vive en una comunidad terapeútica tratando de resolver dilemas básicos de la vida de todo joven : amor, familia, hijos, trabajo, vocación. En el amanecer de la adolescencia ante padres quizàs demasiado permisivos y con una sensación constante de inseguridad y timidez se acerca a los que dominan el barrio. Se acabó la inseguridad ya que queda al reparo de alguien que es poderoso. Hoy estos poderosos manejan autos, dinero, distribución de sustancias, mujeres y hacen una sutil y perversa utilización de la violencia. En realidad la sociedad está en muchos aspectos tele-dirigida por el miedo y el terror . Quien mejor esto lo maneja en este mundo de esquinas , barras y grupos dirije, manda, domina. Ya a los 13 años cuando se asoma al mundo con sus temores e incertidumbres prueba cocaína. Creyò encontrarse con el Paraìso. Quedò cautivo y en cautiverio. La pertenencia al grupo le daba solidez y se sentía alguien. En realidad era un nadie metido dentro de un Uno que lo dominaba. Era al decir del gran maestro de filosofos argentino V.Fattone “un animal de costumbres ajenas”. Progresivamente el joven que se adentra en el mundo de las drogas va perdiendo la posibilidad de elección de sì mismo, de encontrarse a sì mismo. Es lo que el otro gran maestro G.Maci llama el inicio del “abandono de sì”. Cuando decimos que alguíen está fuera de sí en realidad vemos el peor de los extravíos : su sí mismo. El mundo de las palabras, de la escucha , del obrar hacia lo creativo se abandona y solo va siendo su cuerpo un gran devorador de sustancias que lo alejan de sí mismo. Mas que consumir se consume y así consuma su obra postuma que es él mismo abortado desde muy joven.

EL CEREBRO HABLA

La propaganda ciega y oculta el daño . hoy sabemos por la neurociencia que las drogas al impactar el sistema nervioso dejan huellas imborrables .Nora Volwok , directora del Instituto de Drogas de USA, dice la “adicción es una enfermedad cerebral que deja consecuencias irreversibles” .Afectos, cognición , procesamiento de la realidad ,memoria quedan alterados de una manera temporal y en otros casos crónica. Cual es la trampa que genera que miles de personas acudan diariamente a una dosis : el placer inicial que se logró . Placer que nunca más reaparecerá pero que como” llama que cautiva “ asegura a miles en su cautiverio. Drama de las alienaciones colectivas .El sistema de recompensa del cerebro es el que marca las señales del placer ( desde la comida hasta el sexo). Este queda pervertido en su función, porque el cerebro no está hecho para el consumo de drogas, cuando al ingerir sustancias se le solicita un plus de dopamina –marcador del placer- que en sí muy superior al sexo y a otros placeres. En la adolescencia esto es letal. Ya que los niveles superiores del cerebro (corteza frontal) están en formación y que precisamente son las instancias de freno de los impulsos. Además el cerebro superior se estructura con la estimulación cultural, deportiva, afectos sanos ; todo esto queda suspendido con el consumo de sustancias porque se interfieren los procesos de aprendizaje. Està comprobado que los nucleos neuronales que se activan por un consumo repetido de sustancias se transforman anatómica y fisiológicamente en dos años. O sea cambia la configuración del cerebro y esto trae consecuencias neurológicas y psicológicas.

Pero en realidad el cautiverio de las drogas es no solamente biológico .Es hacerle creer a muchos que todo lo que quiere se puede cumplir . Terreno de la magia . Somos como el Fausto que no querìa escuchar a la Cura( fabula de Higinio) magistralmente retratada por Burdach, Goethe y Heidegger. La cura es la figura mitológica de que nos tenemos que cuidar, nuestra función es cuidar la vida .La omnipotencia de Fausto lo confronta con su carencia, sus faltas , su insuficiencia. El principal duelo del adicto es aquel que tiene que ver con sus lìmites. La droga vende porque permite olvidar por un momento los lìmites de todo vivir.

Publicado en: Default Humanístico