El triangulo de las Bermudas

“…lo que hace falta es someter a las circunstancias, no someterse a ellas “Horacio-poeta latino

Una mamá me sorprendió hace dos años con un abrazo; al lado de ella su hijo un joven de no más de 16 años observaba sonriente esa muestra efusiva de cariño. Era un abrazo de agradecimiento. Me anunciaba que se iba con su hijo a Italia. Una hija se casó con un italiano que tiene campos de olivo y se llevó a su cuñado a vivir ahí en la campiña del norte de Italia. Su alegría era inconmensurable y la de Luciano también. Me decía repetidamente “…salimos del triángulo de las Bermudas”. Le pregunto porque y me respondió que estaban a metros de “Puerta de Hierro”. No era la quinta de Perón en Madrid por supuesto es una Villa de emergencia en la Provincia de Buenos Aires. Forma parte del “Planet of the Slumps” (planeta de las villas miserias del mundo) término acuñado por el geógrafo Mike Davis. Puerta de Hierro, ubicada en La Matanza, es una de las 1000 villas de emergencia de la Provincia. Viven en todos esos conglomerados 2 millones de personas o sea casi el 10 % de la población. En “Puerta de Hierro” un tercio de las 500 viviendas vende Paco. Ahí en la estación Villegas del Belgrano Sur se huele “Infierno” parecía decirme esa mamá esperanzada. Su hijo estaba “limpio” me repetía y ahora estudiaba viviendo en nuestra comunidad terapéutica. Su casa era un residuo triste de las secuelas del Infierno en la tierra; dos hijos presos, varios en las cadenas de la prostitución: el grito de alegría parecería ser el de una salvación. Alguien se salvó. La militarización creciente de este territorio no aseguró nada. Crecían los puestos de venta me lo decía en el 2013.

Nosotros decimos que en el tema de las drogas hay tres elementos que son concurrentes: sujeto, agente y contexto. El sujeto es la persona; pero como nos enseñaba Ortega y Gasset “no soy sin mis circunstancias”. Necesitamos como dice Horacio (poeta latino), citado anteriormente, someter esas circunstancias y eso es la cultura decía Ortega. La cultura es como un “salvavidas” nos decía él .Evita nuestro naufragio en el mar de la vida.

Mis circunstancias son el barrio donde vivo, la cultura y moral predominante en una ciudad, sus líderes, la corrupción imperante, la cantidad de escuelas y por supuesto la Ley que predomina . El sujeto quedó bloqueado en Luciano, no pudo madurar en sus fases evolutivas. Una familia inficionada por el abandono y un barrio en donde desde el futbol hasta la escuela estaba invadida por la venta de drogas (único modo de ascenso social y de descenso a la vez a la marginación y a la explotación) . Salir de ahí cuesta. Muchos hijos de esta madre esperanzada viven en los calabozos de la marginalidad y sus vidas oscuras casi seguramente no encontrarán otro modo de vida más que la penumbra de la tristeza vital.

El agente químico y el contexto asfixiante eran más fuertes que el desarrollo de un sujeto hacia la plenitud de su libertad. Digo siempre que la comunidad terapéutica para muchos hoy es una segunda escuela .Una segunda oportunidad pero como escuela de vida, valores, de educación emocional y de valores. Los actos médicos de desintoxicación y de superación de los síntomas psiquiátricos son una primera etapa para que los pacientes se pongan en contacto con una vida que está más allá del “Triangulo de las Bermudas”.

LIQUIDAR LO HUMANO

El Triángulo de las Bermudas, término que utilizó tan gráficamente esta mamá, es en el imaginario mundial el símbolo de lo que “traga”, “chupa” y en donde las fuerzas de los huracanes de la vida, en este caso, aniquilan todo lo que encuentran. Término creado por un literato de ficción Charles Berlitz con su célebre libro titulado precisamente “Triangulo de las Bermudas”. Triángulo equilátero entre el Océano Atlántico, las Islas Bermudas , Puerto Rico y la ciudad estadounidense de Miami de 1.600 kms. De lado y de un millón cien mil kilómetros cuadrados de superficie. Los accidentes que cuenta Berlitz son mínimos frente a las 120 millones de naves que circulan por ahí. Pero lo importante es lo que ha quedado en el mito popular: hay zonas peligrosas que te atrapan y te chupan. En esos territorios humanos es difícil crecer. La fuerza del contexto es superior a las posibilidades del sujeto en maduración. El agente químico (drogas a la venta ) en la puerta de las casas y el contexto sin Ley más que la de la mafia y la corrupción impiden el desarrollo humano. Una fuerza externa de la cultura como es una comunidad terapéutica ayuda a ver otros mundos posibles. El descubrimiento de esos otros mundos posibles es milagroso para estos muchachos y en estas familias opera como un milagro: hablar, ser escuchado, relatar su propia historia, llorar, aceptarse, sentir y devolver esperanza.

LLEGAMOS TARDE

Jorge vivía en otro “Triangulo de las Bermudas”; acaba de morir. No pudo salir de ahí. El set de televisión y las fantasmagorías de la producción televisiva con el plato siempre lleno de cocaína para rendir más y al mismo tiempo hundirse más fue más fuerte que la palabra de la cultura que implica un tratamiento. Los triángulos de las Bermudas están en varios lados. La fuerza del contexto es grande en personas muy vulnerables .Jorge era un vulnerable. Como no consumir en largas horas de espera en un camión de exteriores y más cuando la melancolía lo seguía como una sombra desde pequeño; llegamos tarde me dije. Muchos años de consumo inveterado y de un contexto voraz que lo llamaba y ahí es donde el sujeto (la persona) ya no tiene respuestas. Su motivación a la vida había quedado embargada, su capacidad de aprendizaje deteriorada así como su poder decisional y la memoria. Triunfó el autómata con su cerebro automático como aliado (zonas más primitivas que activa el consumo crónico de drogas y alcohol).
La transformación de ciudades abyectas y deplorables es un acto de política de salud y política integral de empleo y seguridad. Es una tarea pendiente .En lo nuestro (prevención de adicciones) estamos lejos .Triunfa la decadencia. Cae la vida. La aceptación social del consumo y la banalización de las consecuencias ha triunfado como herramienta cultural .Por ahora solo queda tratar como a esa familia de Luciano que lograron estar fuera de Puerta de Hierro por esos azares de la vida y de una buena Obra Social. Muchos están –todavía – atrapados en distintos Triángulos de las Bermudas.

DR JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR GENERAL GRADIVA –Rehabilitación en adicciones

Publicado en: Default Humanístico