COCAINA: LA PESTE BLANCA II

Pastillas estimulantes por doquier. El “polvo blanco “con una bandeja de plata en salones de fiestas. El “Paco” convocando a multitudes de próximos marginales o de marginales ya .En fiestas electrónicas y boliches las ambulancias esperan. Médicos son contratados en una enfermería de emergencia. Mientras algunos danzan en forma frenética, otros agonizan. Estamos en el medio de una peste. Grandes intereses económicos viven de ella. Hay territorios tomados de países. Bancos que se disputan sus capitales. Blanqueos por doquier. Mientras tanto una estrategia de propaganda basada en la diversión y su industria asociada, la fiesta y la energía sin agotamiento. Es el triunfo, por fin, de la magia que se va logrando. Acá, la omnipotencia también, por fin, tiene su lugar definitivo. Conseguir como los chicos las cosas “ya”. .Leve esfuerzo de imaginación más “polvo blanco”. Aunque dure 2 hs. , No importa. Grupos enteros se convocan   alrededor de una supuesta revolución que se va generando en contra del mundo “chetto” y “careta”. El dolor de muchos queda escondido (sobredosis, muertes, locuras) o como diría el dicho popular:”…la basura se esconde debajo de la alfombra”. Solo desde las sombras resplandece la luz del momento bajo el foco del éxtasis, la orgia “blanca” de una alucinación en donde la fantasía se confunde con lo fantástico.

Es el delirio que otra vez gana . No es juicio desviado. Es una alegoría que tiene sentido desde el “sinsentido” porque precisamente no lleva a ningún lado.

O si al tan querido “ombligo” , cita habitual de los que degustan la “blanca” o buscan sus sucedáneos en distintos públicos : éxtasis, Paco para los pobres y marginados, crack, etc.

FREUD

Los nuevos revolucionarios y propagandistas de la “blanca” citan al primer S.Freud de fines del siglo XIX en sus investigaciones iniciadas sobre la cocaína y luego nunca más retomadas. A poco de recibirse de médico en 1884 en la Universidad de Viena comienza a estudiar una sustancia “Coca Erythrxylon” que había sido identificada veinte años atrás por dos grandes químicos alemanes en la Universidad de Gottingen como eran W.Lossen y A. Nieman . Freud quedó impresionado por los informes del ejército bávaro sobre el uso de esta sustancia para vencer el agotamiento de la tropa. En USA se daba mientras tanto cocaína para combatir la adicción a la morfina. Freud al principio decía que era una “sustancia mágica”. La probó en si mismo y comprobó que aumentaba su capacidad de trabajo. Al mismo tiempo le receta a un amigo de la Universidad de Viena el fisiólogo E.Von Fleishl cocaína para vencer la adicción a la morfina. Luego se arrepentirá toda la vida ya que éste se suicida. En su estudio “Uber Coca” (Sobre la Coca) estudia informes sobre los indígenas de Perú y Bolivia que la consideraban una “planta sagrada” que alimentaba al hambriento, fortalecía al débil y le permitía olvidar la miseria. Las duras tareas de las minas se ejecutaban con coca. Hasta los españoles al principio remisos a su uso cedieron y lo permitieron.

En ese estudio dejó de lado a grandes científicos de Europa que avizoraban el drama quje se desencadenaría en la Salud Pública si se seguía elogiando al “polvo blanco”. C. Bernard, uno de los Padres de la Medicina , mostraba los cambios en el medio interno, pulso, presión arterial , liberación excesiva de adrenalina , cambios en la temperatura corporal. Convulsiones . Paros cardiacos y respiratorios.

LOS CAMBIOS

Freud no pudo escuchar esto. Para él no generaba dependencia física como la morfina. Tampoco dependencia psíquica. Se podía dejar cuando se quería. Hoy esto está totalmente superado .Todas las drogas generan dependencia. El cerebro y sus transmisiones químicas se alteran asi como las funciones de la corteza y la sub-corteza. Ya en esa época los farmacólogos Lewin y Von Anrep clasificaban a la cocaína como droga adictiva junto al cannabis y al opio. Tampoco Freud, en ese momento, lo llegó a aceptar.

Freud parecería haber estado buscando algún remedio para el estado de ánimo, la euforia, la vigilancia y el alerta intelectual. Era un simple estimulante más potente que el café. No aceptaba que la coca pide más coca, o sea la tolerancia que todos los investigadores mostraban para colocarla como droga adictiva. Buscaba, quizás un remedio para la “anémica” psiquiatría de la época para la depresión psíquica, la melancolía, el estupor. Por fin, también, un anestésico de las membranas mucosas. Su amigo Von Fleishl entró en degradación mental y física y ahí describe un mundo de monstruos e insectos que alucinaba su colega .Vive lo que cita como “noche de horror” en el acompañamiento que tuvo que realizar de su paciente. Uno de los más grandes psiquiatras de su tiempo A.Erlenmeyer lo acusa de desencadenar un azote a la humanidad con sus elogios a la cocaína. Los otros eran el alcohol y el opio.

Luego abandona todo esto y algunos trabajos posteriores describen la alienación que producen todas las drogas. Indudablemente en esa época se desconocía todo lo que hoy se sabe sobre los mecanismos cerebrales.

Sin embargo con fines propagandistas se sigue apelando al primer Freud.

Dr. Juan Alberto Yaria

Director del Instituto de Estudios Superiores GRADIVA en Adicciones y Patologías del Desvalimiento Social

Compartir